Caesaraugusta

A través de sus distintos autores, las fuentes clásicas nos relatan cómo, el que llegara a convertirse en el primer emperador de Roma, viajó hasta en tres ocasiones a territorio hispano. Nos referimos claramente a Octavio Augusto.

Sigue leyendo

(BH. VII): Las carencias de Cneo

En el transcurso de la noche, una vez producidos los primeros enfrentamientos, Cneo Pompeyo ordenó abandonar sus posiciones e incendiar el campamento que hasta esos momentos había ocupado. Así lo dictaba el decálogo de estrategia militar para estos casos: procurar que las construcciones o materiales empleados no fueran reaprovechados por el enemigo y, en segunda instancia, utilizar el humo generado como elemento de protección que garantizara una retirada segura de tropas.

Sigue leyendo

Municipium Pontificiensis Obulco

ATLANTE IBERO-ROMANO

Atlante íbero-romano. Museo de Porcuna, Jaén.

Fue a partir del siglo II a.C. cuando se inicia el proceso de romanización en el asentamiento túrdulo de Ipolca, pasando a denominarse el territorio, desde este preciso momento, como Obulco. Los habitantes del viejo oppidum, situado en lo que conocemos como Yacimiento Los Alcores, comienzan a repoblar las tierras bajas que hoy ocupa la actual Porcuna, pero sin desarraigarse aún de su cultura y costumbres íberas.

Aún en los prolegómenos de la romanización, República y primeros años del Imperio, Obulco gozó de cierto prestigio e importancia, manteniéndose como una verdadera aliada de Roma. Llegó a acuñar moneda propia, puesto que el comercio, los recursos agrícolas (las producciones de cereales y, en concreto, el trigo fueron símbolos de su numismática junto al arado) y la ganadería seguirán siendo sus mayores valedores en este territorio. Tanto fue así que, incluso, disfrutó de cierta autonomía con respecto al poder romano.

Sigue leyendo

Fuente Álamo: La llegada de los romanos al Singilis

Resuelto definitivamente el conflicto civil entre el ejército de Julio César y las facciones pompeyanas, dirigidas por Tito Labieno en la que vino a denominarse como Batalla de Munda, a los licenciados victoriosos de las tropas cesarianas y en gratitud a sus esfuerzos y confianza sobradamente demostrada, se les otorgó grandes extensiones de tierras en lo que hoy viene a denominarse como Valle del Guadalquivir. Espacios que, como no podía ser de otro modo, son entregados a estos veteranos en forma de centuraciones, es decir, terrenos parcelados.

Sigue leyendo

Los orígenes de Cartima

Cuando inicié la búsqueda de documentación relacionada con la antigua ciudad de Cartima, y en un intento de recabar toda la información posible, al primer lugar donde decidí acudir fue a las fuentes clásicas. Sólo en la obra de Tito Livio titulada Ab Urbe condita (Capítulo XL, 47, 1-4) se hace referencia a ella en el pasaje que narra la campaña militar de Tiberio Sempronio Graco (año 180 a.C.) durante la primera guerra celtíbera en tierras hispanas. Dicho texto recoge lo siguiente: “… Después de tomar rehenes y poner una guarnición en la ciudad (Munda, a la que atacaría por sorpresa aprovechando la oscuridad de la noche), siguió su marcha asaltando los oppidum y quemando los cultivos, hasta llegar a otra ciudad de excepcional fuerza a la que los celtíberos llamaban Cértima…”.

La mención que realiza el historiador de Padua sobre la ciudad celtíbera de Cértima, ha servido para que algunos autores contemporáneos identificaran su oppidum con la  actual Cártama, provincia de Málaga. Personalmente, y desde mi punto de vista, un error. Cuando Tito Livio relata las primeras guerras celtíberas, los conflictos se desarrollan en territorio carpetano. En cambio, el asentamiento prerromano de Cartima se situaba en tierras de la Turdetania y, como se puede deducir, muy al sur de los movimientos militares de Sempronio Graco.

RESTOS ARQUEOLOGICOS APARECIDOS EN DISTINTOS PUNTOS DE CARTAMA

Restos arqueológicos aparecidos en distintos puntos del pueblo y a la espera de su fututo museo. Plaza de la Constitución, Cártama. Málaga.

Por otro lado, el mismo capítulo también menciona al viejo oppidum de Munda que, como todo el mundo bien conoce, se localiza en tierras de la Baética. Esto ha contribuido a la errónea identificación de la ciudad por la simple proximidad entre ambos asentamientos íberos.

En definitiva, el parecido entre los dos topónimos y su relación con la Baética a partir de la mención de Munda, dieron pie a la formulación de una hipótesis que ha perdurado en el tiempo pero, en ningún caso, confirman que Cértima sea Cartima.

A continuación intentaremos descubriros esta antigua ciudad romana pero, únicamente, con los datos que se han podido constatar hasta la fecha (que no son pocos) y en función de los resultados obtenidos de las últimas investigaciones llevadas a cabo; independientemente de la Cértima de Tito Livio y Sempronio Graco. Sólo espero que disfrutéis de ella tanto como lo he hecho yo.

Sigue leyendo