Municipium Pontificiensis Obulco

ATLANTE IBERO-ROMANO

Atlante íbero-romano. Museo de Porcuna, Jaén.

Fue a partir del siglo II a.C. cuando se inicia el proceso de romanización en el asentamiento túrdulo de Ipolca, pasando a denominarse el territorio, desde este preciso momento, como Obulco. Los habitantes del viejo oppidum, situado en lo que conocemos como Yacimiento Los Alcores, comienzan a repoblar las tierras bajas que hoy ocupa la actual Porcuna, pero sin desarraigarse aún de su cultura y costumbres íberas.

Aún en los prolegómenos de la romanización, República y primeros años del Imperio, Obulco gozó de cierto prestigio e importancia, manteniéndose como una verdadera aliada de Roma. Llegó a acuñar moneda propia, puesto que el comercio, los recursos agrícolas (las producciones de cereales y, en concreto, el trigo fueron símbolos de su numismática junto al arado) y la ganadería seguirán siendo sus mayores valedores en este territorio. Tanto fue así que, incluso, disfrutó de cierta autonomía con respecto al poder romano.

Y de esta forma nos adentramos en las guerras civiles entre Julio César y los hijos de Pompeyo El Grande (puedes leer su crónica en el capítulo II del Bellum Hispaniense). De la Hispania Ulterior, César sólo controlaba la zona norte y es en Obulco donde decide establecer el castrum de campaña para el inicio de sus operaciones. De nuevo los dos factores más importantes de esta zona inclinaron la balanza, en la decisión del Dictador, a la hora de escoger al viejo oppidum como puesto base: su magnífica situación estratégica y los abundantes recursos para el avituallamiento de sus hombres.

YACIMIENTO CIUDAD IBERO ROMANA DE OBULCO

Yacimiento Ciudad íbero-romana de Obulco. Porcuna, Jaén.

Estrabón relata cómo César viajó desde Roma a Obulco, en el año 45 a.C., tardando sólo veintisiete días. El Senado romano envió al Dictador con el encargo de pacificar la zona y acabar con los herederos de Pompeyo. Para completar en poco tiempo tan largo recorrido, y teniendo en cuenta el cierre de los mares por el estacionamiento invernal, César utilizó el viejo Camino de Herakles para alcanzar el Levante. Para ello, invirtió una media de noventa kilómetros diarios cabalgando casi sin descanso. Cuando retomó el Júcar, lugar donde se hirió un pie, continuó de nuevo su viaje por el Camino de Aníbal hasta llegar a Cástulo y, desde allí, a Obulco en un recorrido de cincuenta y cinco kilómetros diarios.

Anforas Dressell y Molino romano

Ánforas Dressell y molino romano. Museo de Porcuna, Jaén.

Como es bien sabido, el Dictador envió, desde el campamento base, parte de sus legiones como ayuda al sitio que Cneo Pompello estaba realizando sobre el oppidum de Ulia. El resto de su contingente, comandadas por él mismo, marcharon hacia Corduba en un primer intento por tomarla; asedio que resultaría finalmente frustrado.

Tras la victoria en la batalla de Munda, quiso Julio César reconocer la lealtad de la población indígena de Obulco y los méritos a su contingente militar. De esta forma, la ciudad túrdula obtendría el estatuto municipal de derecho latino, concediéndosele el título de Municipium Pontificiensis Obulco junto a la fórmula Urbs Victrix Nobilis (Ciudad Vencedora y Noble). Con este nuevo rango cívico se le permitió mantener su derecho a emitir monedas.

DOMUS DE LAS COLUMNAS EN PRIMER PLANO

Domus de las Columnas en primer plano. Yacimiento Ciudad íbero-romana de Obulco. Porcuna, Jaén.

Otros beneficios que reportaba la nueva concesión al estatuto municipal de derecho latino eran que Obulco quedaba, a partir de esos momentos, incorporada dentro del estado romano, dependiente de un gobernador provincial y sus habitantes vinculados a las cargas públicas. Además de ello, los duunmviri, o magistrados locales, junto a sus familias podrían acceder a plena ciudadanía romana.

Además, este cambio iría aparejado con una verdadera reestructuración urbanística de la ciudad. Es decir, progresivamente irán apareciendo las domus de estilo latino, con patio central, edificios públicos y las calzadas de sus calles empedradas con grandes losas. Poco a poco, la nueva ciudad de Obulco irá creciendo y transformándose.

CALZADA PRINCIPAL CON BANCO EN FACHADA Y ESCALONES

Calzada principal a la izquiersa, con banco sobre la fachada de un edificio y escalones de acceso a la vía. Estos mismos peldaños comunicaban con la entrada al inmueble. Yacimiento Ciudad íbero-romana de Obulco. Porcuna, Jaén.

Hagamos una para en este punto del artículo, quisiera contaros una cursiosidad que recoge la historia del yacimiento Ciudad íbero-romana de Obulco y que viene en consonancia con un detalle indicado en la foto anterior, pero que puede pasar desapercibido.

BANCO EN UNA DE LAS FACHADAS DE LA CALLE PRINCIPAL

Banco en una de las fachadas de la calle principal. Yacimiento Ciudad íbero-romana de Obulco. Porcuna, Jaén.

Se da la circunstancia que cuando se realizaron las excavaciones en esta zona residencial romana, apareció un banco, a mismo pie de calle,  donde los antiguos ciudadanos de Obulco utilizaban, como harían sus contemporáneos, para sentarse en la propia vía y ver pasar a los lugareños. Lo más curioso del hallazgo es que justo debajo de él se encontró un cuenco de cerámica repleto de huesos de aceitunas.

Según me comentaron en la visita, este recipiente correspondía al mismo período que el propio yacimiento, por lo que no se presume descontextualizado. Se puede entrever, por tanto, que algún residente de la época, sentado en un banco de la calle, estuviese comiendo olivas tranquilamente cuando algún suceso tuvo que acontecer para que nunca más regresara. O lo que es peor, tampoco nadie regresó a ese mismo lugar, puesto que el cuenco permaneció allí hasta la fecha de su descubrimiento. Curioso, ¿no?

Siguiendo con la historia de la ciudad, es a partir de época Flavia cuando se inicia el declive de Obulco. Aunque se trata de un periodo de gran prosperidad en buena parte de los municipios de la Hispania Romana, en la vieja ciudad íbera, la élite, motor económico y político de la ciudad, comienza a abandonar sus residencias urbanas para instalarse en la capital provincial de Corduba.

MONEDAS OBULCO

Monedas de Obulco expuestas en Museo Histórico de Baena. Córdoba

Las antiguas domus de Obulco seguirán reutilizándose durante los siglos III-V d.C., pero la ciudad, básicamente, permanecerá carente de un gobierno fuerte y estable. El mundo rural y las clases más débiles serán los que sobrevivan en estas tierras fértiles y con tanto valor histórico.

Notas finales:

Como me decía una amiga en Facebook: “Hasta el pueblo más pequeño tiene su historia.”. En este caso en particular, creo que mi amiga se quedaba corta. Yo diría: Una magna historia.

FRAGMENTO DE TOGADO ROMANO

Fragmento de togado romano. Museo de Porcuna, Jaén.

Son innumerables las hojas de nuestro pasado que se han escrito y ahora atesora la actual Porcuna, importante territorio desde tiempos ancestrales: yacimiento de los Alcores, Cerrillo Blanco, colección íbera, ciudad íbero-romana que en el presente artículo hemos tratado y, así, un largo etcétera. En definitiva, una enorme riqueza, a nivel cultural, de la que hace gala este precioso pueblo de la provincia de Jaén.

MARCAS DE PUERTA EN PIEDRA Y DESAGUE

Marcas de puerta en la piedra y desagüe. Yacimiento Ciudad íbero-romana de Obulco. Porcuna, Jaén.

Lo cierto es que vale la pena visitar esta localidad y conocer a su gente; por lo menos así lo recomiendo para todos aquellos que les apasiona la historia y disfrutan con ella.

También quisiera dar las gracias a don L.E. Vallejo, director del Museo de Porcuna y responsable de las instalaciones y yacimientos de la localidad. De su mano y conocimientos pude hacer mi particular viaje en el tiempo deleitándome con cada uno de los  minutos que compartí con él.

Y por último, antes que se me olvide. A lo largo de las tres publicaciones, relacionadas con el pasado de Porcuna, he ido utilizando algunas de las piezas que se pueden contemplar en su actual Museo Arqueológico. Un detalle más, estas instalaciones se encuentran situadas en la torre donde permaneció preso Boabdil, el último rey de Granada. ¡Casi nada!, pero, amigos, esa ya es otra historia.

Saludos.

Todos los derechos reservados. Aviso Legal.
Anuncios

9 pensamientos en “Municipium Pontificiensis Obulco

  1. magnifica descripcion de la histora de Porcuna.Agradecida por esta leccion de historia y orgullosa de ser Porcunera ,pues hasta los pueblos mas pequeños tienen su gran Historia.

    Me gusta

  2. Estoy de acuerdo cualquier pueblo de España,tiene su historia y no todos tienen yacimientos arqueológicos,pero muchos si…….nada mas pensar tantas personas que pasaron por allí,es imprecionante….Porcuna un pueblo afable,olivarero y tradicional……..

    Me gusta

  3. Pingback: (BH. IV): Objetivo, apoderarse de Corduba | Legión Novena Hispana

  4. Pingback: (BH. VI): La llegada a Ategua | Legión Novena Hispana

  5. Pingback: Los nombres propios | Legión Novena Hispana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s