Cancho Roano, edificio sacro y mercantil

Zalamea de la Serena, Badajoz

Motivado por los problemas que se vivieron en el Mediterráneo Oriental entre los siglos VII-VI a.C., dentro del comercio peninsular se producirá la caída en el valor de los metales. Esta situación dará lugar a una acusada disminución en el ritmo de la metalurgia y la economía y el desarrollo tartésico, tan dependientes de esta actividad, se verá gravemente afectado. El cambio en el status quo orientalizante conllevará una crisis con los fenicios de Gadir e, irremediablemente, la ruptura de relaciones.

Sigue leyendo

Anuncios

Ercavica, nueva ciudad romana

Castro de Santaver. Cañaveruelas, Cuenca

Coordinado con el pretor de la Ulterior, L. Postumio Albino, lo cierto fue que Tiberio Sempronio Graco buscó repetir la misma estrategia de hostigamiento contra los pueblos celtíberos que su predecesor Quinto Fulvio Flaco. A través de ataques directos desde la Carpetania y el valle del Ebro, llevó a cabo una ofensiva en pinza sobre gran número de oppida y castra a los que logró sojuzgar. Importantes ciudades de esta parte de Hispania, como Munda y Certima, fueron sometidas y de las que, a la postre, obtuvo buena cantidad de botín y rehenes. Tras rendir a la inquebrantable Arce, marchó hacia Ercavika de la que no recibió impedimento para asediar. Después de cinco días de resistencia, y temiendo idéntica suerte que sus pueblos vecinos, la población de la ciudad celtíbera abrirá las puertas al nuevo pretor de la Citerior. Corría el año 179 a.C.

Tito Livio (11, 50, 1)

Sigue leyendo

Dolmen de Axeitos

Un ejemplo de megalitismo gallego. Ribeira, A Coruña

El hombre del Paleolítico abandonó el abrigo de sus cavernas, sufrirá un cambio radical con la llegada de la agricultura a sus vidas. A partir de esos momentos, sin pretenderlo, plasmará su huella en el paisaje europeo con la construcción de monumentales mausoleos conocidos en Galicia como mámoas. A partir de entonces, la simbiosis entre hombre y naturaleza quedará representada por el megalistismo.

Sigue leyendo

Cuestiones en torno al foro italicense

Hoy día los restos del antiguo foro de Itálica duermen sepultados bajo el que es considerado como el casco antiguo de Santiponce, Sevilla. Algo se conoce de aquella plaza pública levantada en la ‘Vetus Urbs’ republicana, pero, siendo honestos, más bien poco. En el presente artículo realizaremos un pequeño esbozo de lo que pudo ser el majestuoso foro italicense a través de las distintas piezas que actualmente podemos admirar en el Museo Arqueológico de Sevilla.

Sigue leyendo

Dos cuerpos y una ciudad abandonada

Cerro de las Cabezas. Valdepeñas, Ciudad Real

<< Viene de publicación anterior

Cuando completé satisfactoriamente el recorrido propuesto, antes de marchar hacia mi nuevo destino, quise dar las gracias a los responsables que en el Centro de Interpretación se encontraban y felicitarles por el enorme trabajo realizado. Durante un encuentro muy agradable y placentero me trasladaron que en esos momentos estaban trabajando en la acrópolis y que esperaban enseñarla en próximas fechas. Fue allí donde uno de ellos, en una conversación sin mayor trascendencia, volvió a sembrar mi curiosidad sobre este yacimiento.

Sigue leyendo

Cerro de las Cabezas

Valdepeñas, Ciudad Real

Os quiero revelar un secreto. Cada vez que tomaba la A4 dirección norte y veía pasar su salida, una enorme curiosidad embriagadora invadía mis sentidos hasta el punto de retener en la cabeza el mismo mensaje repetitivo: “Tengo que ir, he de organizarme para ir a visitarlo en la siguiente”. Una y otra vez la misma cantinela; una y otra vez la misma obsesión en el mismo trayecto, pero nunca lo acababa marcando como nuevo destino. Hasta que un día por fin me decidí y una mañana de sábado me planté ante las puertas del yacimiento. Lo que no podía imaginar era como al acabar la visita, satisfecho ese deseo primitivo, nuevas inquietudes volverían a ocupar la mente hasta el día de hoy: dos cuerpos y una ciudad abandonada.

Sigue leyendo

Ataque infructuoso

B.H. Capítulo IX

El hijo de Pompeyo el Grande, bajo la seguridad que le otorgaba su nueva posición – mantenía desplegadas sus legiones sobre una colina al abrigo del Salum Flumen y a relativa distancia del oppidum Ategua donde Julio César continuaba con sus labores de asedio -, era consciente de la importancia de ocupar el fuerte de Castra Postumiana. Sopesó los pros y los contras, pues el sitio tan ventajoso que ocupaba dicha fortificación así lo requería; no debía precipitarse.

Sigue leyendo