Vikingos

Los Annales Complutensis y la Historia compostelana nos narran las distintas incursiones realizadas por el pueblo escandinavo en tierras peninsulares. Las costas cántabras, gallegas, lusitanas y andaluzas atestiguaron la llegada de los temidos drakkars con las bestias infernales talladas en noble madera y decorando sus proas, así como sus cascos cubiertos de escudos redondos. Los ejércitos califales y los devotos de Santiago Apóstol, sin distinción alguna en las creencias de cada cultura, fueron víctimas por igual de la cruda violencia de estos guerreros, de su impunidad a la hora de conseguir ansiados cautivos y botín. Pero, sobre todo, del terror que generaron entre la población.

CUENTAS COLLAR Y MONEDAS ISLAMICAS

Collar de cuentas y monedas islámicas. Plata, piedra, vidrio. Oster halne enge, vadum, jutland, Dinamarca. Formó parte de la exposición temporal Vikingos, guerreros del norte, gigantes del mar, celebrada en el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ)

Estos capítulos de hacha y sangre ocurren entre los siglos IX y XI d.C. Desgraciadamente, no han perdurado hasta nuestro tiempo restos arqueológicos que evidencien la presencia vikinga en nuestro país, cuestión que nos hubiese permitido entender mucho mejor los sucesos acontecidos en tales episodios. Sólo han llegado hasta nosotros sus referencias, las fuentes escritas, su historia. En este caso en particular, la nuestra misma.

Publicaciones relacionadas con las incursiones vikingas en nuestra península:

Enlaces externos de interés:

Anuncios