Tras las huellas fenicias de Malaka

Por mucho que remonte la memoria a un pasado ya lejano, sólo logro recordar aquellos accesos hacia las playas de muchos pueblos costeros de mi provincia. Calles estrechas, pavimentadas con guijarros y conchas de mar que hacían las delicias de mi niñez en las idas y venidas hasta sus aguas. El olor a marisma y a su brisa fresca es el único recuerdo que consigo rescatar cuando cierro los ojos y, frente al horizonte, pienso en la colonia fenicia de Malaka. Tal vez sólo esté sintiendo nostalgia de un pasado no vivido, aunque estoy seguro que lo he soñado.

Sigue leyendo

Anuncios

La Cartima romana

Cártama, Málaga

Siempre dominando el valle del Guadalhorce, controlando las rutas comerciales costeras y hacia el interior, hizo que, en época romana, el viejo asentamiento íbero gozara de un inmejorable desarrollo. La privilegiada ubicación estratégica, unido a la excelente fertilidad de sus tierras, motivará la llegada de los miembros de las familias más influyentes de la Baetica, lo que se traducirá en el periodo de mayor esplendor de la historia antigua cartamitana. La ciudad malacitana de Cartima, como no podía ser de otra forma, acabará convirtiéndose en municipio Flavio en el siglo I d.C.

Sigue leyendo

La necrópolis de Las Aguilillas

Entre los términos de Campillos y Ardales. Málaga

Si existe en Málaga un rincón donde Naturaleza e Historia se toman de la mano para fundirse en una experiencia inolvidable y al alcance de toda la familia, ese es, sin lugar a dudas, la Necrópolis de Las Aguilillas.

Sigue leyendo

Cueva del Boquete de Zafarraya

Alcaucín, Málaga

Históricamente, siempre la había considerado como la puerta natural de la cora de Rayya hacia el reino de Granada, lo que hoy entenderíamos como parte de la provincia de Málaga. Ya supe de su existencia en el arqueológico provincial, pero no fue hasta mi visita al recién inaugurado Museo de Vélez-Málaga cuando decidí salír a la búsqueda de esta interesantísima cueva.

Sigue leyendo

Los nombres propios

En los primeros años del siglo I d.C., Corduba se caracterizó por ser el foco de atención y punto de atracción de las élites repartidas por el amplio territorio de la Baetica. Muchos fueron los aristócratas con intereses en la localidad que marcharon a la capital provincial para la consecución de promociones personales, bien orientadas a sus ciudades de origen, o bien pensadas para la propia capital.

Sigue leyendo

Lacipo

Casares, Málaga

En anteriores publicaciones explicábamos como el viejo oppidum prefundacional a Baelo Claudia (pulsa aquí para visitar el yacimiento Silla del Papa), situado sólo a cinco kilómetros de esta ciudad hispanorromana, ejercía las funciones de control sobre aquellos antiguos caminos que atravesaban su territorio y comunicaban la costa del Mediterráneo con los asentamientos del interior. En realidad, fueron muchos los recintos fortificados gobernados por reyezuelos que se erigieron para controlar estos viejos pasos; rutas que se utilizarán en la antigüedad con fines comerciales y transporte de minerales. Tras la colonización romana, todos estos emplazamientos acabarán entrando en la órbita de la nueva cultura y la ciudad de Lacipo será uno de ellos.

Sigue leyendo

Medusa

Villa de Río Verde. Marbella, Málaga

Según cuenta la mitología griega, Medusa, la ‘guardiana’ o la ‘protectora’, fue una de las tres gorgonas nacidas del incesto entre las divinidades marinas hermanas del inframundo Forcis y Cefo. A parte de ser la única hija mortal de las tres que tuvieron, también era la más bella de todas. Tal fue su belleza que llegó a cautivar al mismísimo Poseidón.

El rey de los mares, atraído por su gran hermosura, buscó seducirla hasta, finalmente, ultrajarla en uno de los templos sagrados dedicados a Atenea. Este acto de profanación provocó de súbito la ira incontenible de la diosa, por lo que no dudaría un instante en castigar a la joven a quien siempre había considerado como rival debido a su enorme atractivo. Primero la transformaría en monstruo con el mismo aspecto atroz que el de sus otras dos hermanas. No contenta con ello, acabará instigando en su muerte definitiva.

Sigue leyendo