Santuario ibérico Cueva de la Lobera

Castellar, Jaén

Impasibles sobre sus monturas, los equites otean el horizonte controlando el trasiego de gentes que, diariamente, transitan por estos viejos caminos. Son mercaderes venidos de tierras lejanas cargados con otras culturas y costumbres. También los hay oriundos de la propia Oretania que, sobre sus acémilas, llegan hasta la capital de la región en busca de nuevas oportunidades. Nos encontramos ante una de las demarcaciones definidas como frontera natural dentro del territorio de Cástulo durante los siglos IV y II a.C., periodo de tiempo en el que se mantiene en uso el importante santuario íbero que, a continuación, pasamos a describir.

EXPLANADA

Explanada justo a los pies del santuario íbero. Castellar, Jaén.

Sigue leyendo

Antes muerto que vivir arrodillado

El asentamiento turdetano de Astapa

Corría el año 206 a.C. No hacía más de un trienio que Qart Hadasht, la principal ciudad cartaginesa en la Iberia y base central de aprovisionamientos púnicos en territorio hispano, había caído bajo la contundencia y arrojo de las legiones de la República. Al frente de ellas, el joven general Publio Cornelio Escipión, el mismo que pasaría a la historia con el sobrenombre de ‘El Africano‘.

01 - BUSTO DE ESCIPION EN CARTAGENA

Busto de Publio Cornelio Escipión, el Africano. Sede de la Federación de Carthagineses y Romanos, calle La Caridad, Cartagena.

Controlado este bastión, importante como estratégico, se inicia la conquista final de Hispania, uno de los escenarios más cruentos en las luchas que mantienen Roma y Cartago a lo largo de todo el Mediterráneo. Tras la derrota en Baecula, Asdrúbal Barca, junto a sus guerreros númidas, consigue huir. Su intención siempre había sido la de reunirse con su hermano Aníbal en tierras italicenses y continuar la guerra en territorio romano.

Poco a poco, los contingentes cartagineses que permanecen en Hispania van siendo acorralados en la Baetica, tierras donde aún mantienen su dominio; poco a poco los caudillos indígenas, que los han apoyado hasta ese momento, deponen sus armas o son derrotados. Así ocurre con Orongis o Ilipa, entre otros.

Ha llegado el momento de la venganza romana en la vieja Iberia, la ocasión de dejar escapar toda la ira contenida contra aquellos que traicionaron a los procónsules anteriores, Publio y Cneo Cornelio Escipión; represalias sobre los mismos que se dedicaron a masacrar a todo legionario huido tras las anteriores derrotas y buscaron refugio en los que hasta entonces estaban considerados como oppidum aliados.

Una a una, las ciudades, primero simpatizantes de Roma y después unidas a los cartagineses en su lucha y resistencia, son castigadas. Una a una, las ciudades bases empleadas por los generales cartagineses en la guerra librada en Hispania están siendo tomadas: Iliturgi, Cástulo.

Sigue leyendo

Los orígenes de Cartima

Cuando inicié la búsqueda de documentación relacionada con la antigua ciudad de Cartima, y en un intento de recabar toda la información posible, al primer lugar donde decidí acudir fue a las fuentes clásicas. Sólo en la obra de Tito Livio titulada Ab Urbe condita (Capítulo XL, 47, 1-4) se hace referencia a ella en el pasaje que narra la campaña militar de Tiberio Sempronio Graco (año 180 a.C.) durante la primera guerra celtíbera en tierras hispanas. Dicho texto recoge lo siguiente: “… Después de tomar rehenes y poner una guarnición en la ciudad (Munda, a la que atacaría por sorpresa aprovechando la oscuridad de la noche), siguió su marcha asaltando los oppidum y quemando los cultivos, hasta llegar a otra ciudad de excepcional fuerza a la que los celtíberos llamaban Cértima…”.

La mención que realiza el historiador de Padua sobre la ciudad celtíbera de Cértima, ha servido para que algunos autores contemporáneos identificaran su oppidum con la  actual Cártama, provincia de Málaga. Personalmente, y desde mi punto de vista, un error. Cuando Tito Livio relata las primeras guerras celtíberas, los conflictos se desarrollan en territorio carpetano. En cambio, el asentamiento prerromano de Cartima se situaba en tierras de la Turdetania y, como se puede deducir, muy al sur de los movimientos militares de Sempronio Graco.

RESTOS ARQUEOLOGICOS APARECIDOS EN DISTINTOS PUNTOS DE CARTAMA

Restos arqueológicos aparecidos en distintos puntos del pueblo y a la espera de su fututo museo. Plaza de la Constitución, Cártama. Málaga.

Por otro lado, el mismo capítulo también menciona al viejo oppidum de Munda que, como todo el mundo bien conoce, se localiza en tierras de la Baética. Esto ha contribuido a la errónea identificación de la ciudad por la simple proximidad entre ambos asentamientos íberos.

En definitiva, el parecido entre los dos topónimos y su relación con la Baética a partir de la mención de Munda, dieron pie a la formulación de una hipótesis que ha perdurado en el tiempo pero, en ningún caso, confirman que Cértima sea Cartima.

A continuación intentaremos descubriros esta antigua ciudad romana pero, únicamente, con los datos que se han podido constatar hasta la fecha (que no son pocos) y en función de los resultados obtenidos de las últimas investigaciones llevadas a cabo; independientemente de la Cértima de Tito Livio y Sempronio Graco. Sólo espero que disfrutéis de ella tanto como lo he hecho yo.

Sigue leyendo