Castra Postumiana

B.H. Capítulo VIII

Desde un principio, Cneo Pompeyo sólo contemplaba la posibilidad de alargar la contienda como parte de la estrategia a seguir. El territorio de la Hispania Ulterior, abrupto y montañoso, sería el factor determinante que inclinaría la balanza a su favor. O, por lo menos, eso era lo que hasta esos momentos había considerado el general del bando optimate.

Sigue leyendo

Anuncios

Se construye un dolmen

Dolmen de Lácara. Mérida

Hacía ya algún tiempo que decidieron abandonar sus antiguos refugios, unas cuevas que se ubicaban bajo el abrigo montañoso. La comunidad se había trasladado a los fértiles valles de este inmejorable paraje. Atrás quedaban las ancestrales cámaras subterráneas junto a las viviendas de pieles y juncos secos improvisadas debido al aumento de sus miembros. Por contra, disfrutarían de los beneficios incomparables que proporcionan unas tierras ricas para el cultivo y cosecha, así como para la cría de animales y el pastoreo.

Sigue leyendo

Existe y es real

El juego que da una pieza

FUENTE AQUA AUGUSTA

Fuente Aqua Augusta. Museo Arqueológico de Córdoba.

Mañana soleada de domingo, que mejor día para darse una vuelta por la ciudad de Córdoba y visitar su espléndido museo arqueológico. Lo que no podía intuir, ni tan siquiera entrever en esa jornada dominical, sería como una sóla pieza me llamaría tanto la atención y, lo que es mejor, condicionaría mis futuras salidas a los montes de la Baetica.

El resto arqueológico en cuestión ha sido denominado como Inscripción de Fuente del Aqua (Vetus) Augusta, datada en el siglo I d.C. y localizada en calle Ramírez de las Casas Deza número 13 de la misma capital provincial (para conocer más sobre esta pieza en cuestión, pulsa aquí)

El texto que aparece en ella nos indica: “L. Cornelio de la tribu Sergia edil y duumvir, hizo construir con su propio dinero fuentes de piedra y efigies de bronce.” [Transcripción según CIL II2/7. Traducción según R. Hidalgo]

Sigue leyendo

Objetivo, apoderarse de Corduba

B.H. Capítulo IV

Enviado parte del contingente en auxilio de Ulia, Julio César fijó sus miras en el núcleo central de la Ulterior, Corduba. A priori, sus intenciones parecían bastante claras: evitar que Sexto Pompeyo acudiera en apoyo al cerco que su hermano tenía impuesto sobre este oppidum fiel a su causa. Pero lo que de verdad tenía en mente el general romano no era otra cosa que apoderarse de este importante bastión pompeyano y lograr, con ello, un golpe de efecto, rápido y contundente, sobre las contiendas civiles por las que se había visto obligado a regresar a tierras hispanas. La caída de Corduba mermaría la moral de sus enemigos e, inexorablemente, influiría en la actitud de las ciudades que lo apoyaban. Por el contrario, si la guerra se prolongaba durante el periodo invernal, la situación podría agravar el estado de sus legiones y perjudicar sus propios intereses.

Sigue leyendo