Fuente del Aqua Augusta

[L(ucius)] CORNELI[us – f(ilius)] / SERG(ia) · AED(ilis) · IIVIR / (vac. v.1) / LACUS · SILICEOS / EFFIGIES AHENEAS / DE · SUA · PECUNIA / FECITL.

Cornelio de la tribu Sergia edil y duumvir, hizo construir con su propio dinero fuentes de piedra y efigies de bronce.

(Museo Arqueológico de Córdoba)

FUENTE AQUA AUGUSTA

Fuente Aqua Augusta. Museo Arqueológico de Córdoba.

La pieza corresponde a la zona del surtidor de un lacus o fuente pública que, en un acto evergeta, fue sufragada por el edil y duuviro de Corduba L. Cornelius. Dicho personaje donó a la ciudad fuentes de piedra (lacus siluveos) y efigies de bronce (effigies aheneas). Está datada de época tiberiana (14-37 d.C.) y formaría parte de un conjunto integrado por un pilón de piedra, donde caería el agua, y el surtidor decorativo con aplique de bronce por donde emanaba. El suministro de agua se realizaba a través de tuberías de plomo.

Sobre el funcionamiento de las fuentes públicas o lacus podríamos indicar que la distribución de agua corriente (a presión) arrastrada hasta la ciudad, a través de los distintos acueductos, era continuada; no existía válvula de cierre que permitiera su consumo o no. Las fuentes, al carecer de grifos, manaban permanentemente el agua y aquellas que no se consumían o rebosaban, eran evacuadas por canales de drenaje sobre la superficie de la calzada o mediante cloacas subterráneas.

Otro detalle importante, y a tener en cuenta, es que el reparto del suministro hídrico era igualitario tanto para edificios públicos, como para viviendas privadas. Pero cada sector de la ciudad sólo recibía agua corriente durante determinadas horas del día, debiendo los demás sectores abastecerse, en ese intervalo de tiempo, con el agua almacenada en las cisternas o extraídas directamente de los pozos.

Se ha calculado que pudieron existir casi un centenar de estas fuentes en la Córdoba del siglo I d.C., así como el abastecimiento simultáneo de unas docientas domus y otros edificios de índole público.

En el contexto histórico de la epigrafía podemos indicar que durante los siglos II y I a.C., Corduba fue considerada como Colonia Latina y sus ciudadanos inscritos a la tribus Sergia. Probablemente, será a partir de la batalla de Munda y el final de las segundas guerras civiles (Bellum Hispaniense), cuando de la mano de César la ciudad fuera elevada al status de colonia civium romanorum y sus nuevos ciudadanos inscritos en la tribu Galeria.

L. Cornelius tuvo que formar parte de la élite local, siendo la gens Cornelia una de las más influyentes en la Hispania Ulterior a finales de la República. Es más, según la cronología de la inscripción y las tareas de reconstrucción que se llevaron a cabo en la ciudad, tras las destrucciones sufridas durante el período de guerras antes mencionado, el edil y duunviro L. Cornelius tuvo que vivir el cambio de status experimentado en Corduba.

La pieza en cuestión fue hallada en las hiladas inferiores de un muro medieval, colocada ahí debido a su peso, donde el bloque pétreo quedó finalmente reutilizado. Tras las excavaciones de esa zona se identificaron también los restos de una calle romana.

Bibliografía:

  • Nuevos testimonios epigráficos referentes al abastecimiento de agua pública a la colonia patricia (J.M. Bermúdez Cano, R. Hidalgo Prieto y A. Ventura Villanueva)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s