Castra Postumiana

B.H. Capítulo VIII

Desde un principio, Cneo Pompeyo sólo contemplaba la posibilidad de alargar la contienda como parte de la estrategia a seguir. El territorio de la Hispania Ulterior, abrupto y montañoso, sería el factor determinante que inclinaría la balanza a su favor. O, por lo menos, eso era lo que hasta esos momentos había considerado el general del bando optimate.

En estos instantes sopesaba la idea de ocupar una posición avanzada. Era preferible que dicho puesto quedara emplazado en un lugar cercano, bien fortificado y, a poder ser, sobre tierras húmedas que dificultaran, una vez conquistado, el intento de toma por parte de los hombres de César.

FORTIFICACION IBERO-ROMANA

Fortificación íbero-romana en yacimiento arqueológico de Ategua. Santa Cruz, Córdoba.

Cneo se había confiado en exceso cuando decidió no acudir en defensa de la ciudad sitiada; había sido un tremendo error subestimar las capacidades de resistencia de su adversario. Ahora Ategua se encontraba prácticamente cercada y la caballería enemiga impedía cualquier tipo de aproximación. El oppidum había quedado aislado con respecto a Corduba, por lo que era preciso recuperar la iniciativa si no quería contemplar como esta plaza, tan crucial, se rendía antes sus propios ojos y abría las puertas al Dictador.

Un buen número de atalayas y pequeños fortines cubiertos con argamasa, al modo de cómo se levantan en África, controlaban los principales accesos de las ciudades próximas. Desde estas posiciones elevadas, su guarnición tenía como misión alertar de las incursiones que los pueblos nativos, aún sin pacificar, pudieran llevar a cabo. Por otro lado, gran parte de las ciudades de esta provincia quedaban protegidas, de forma natural, al ubicarse entre las colinas redondeadas que dibujaban su paisaje. Eran estos unos asentamientos muy favorables a dificultar cualquier ataque directo que pudieran sufrir al quedar situados entre vaguadas y llanuras intermedias.

Cerro de Harinillas al fondo. Enclave estratégico donde, según los estudios realizados, se encontraba Castra Postumiana. Próximo al Arroyo de Carchena, Córdoba.

Sobre todo ello reflexionaba el general pompeyano mientras, impotente, contemplaba el final de las labores de cerco desde su campamento de campaña levantado en los terrenos comprendidos entre el oppidum de Ucubi y su ciudad asediada.

A lo largo de esa mañana, a Cneo Pompeyo le llegaron informes donde se le comunicaba que César había tomado uno de estos recintos fortificados, emplazado en un cerro de media altura y de gran valor estratégico; en él permanecía una pequeña guarnición de jinetes e infantes. A su llegada, muy inteligentemente el Dictador se había anticipado a las posibles maniobras de repliegue que pudiera realizar el mayor de los hermanos si este optaba por regresar a Corduba o mantener contacto con ella. El nombre de este enclave era Castra Postumiana.

Lo poco que se conocía del fortín era que se situaba en el margen izquierdo del Salsum Flumen, a tan sólo unas cuatro millas de donde se encontraban los pompeyanos y sobre un cerro lo suficientemente elevado como para controlar los movimientos de las tropas enemigas.

CERRO DE HARINILLAS

Cerro de Harinillas. Próximo al Arroyo de Carchena, Córdoba.

Fue en este mismo lugar donde L. Postumio Albino, pretor de la Ulterior entre los años 180-179 a.C. y colaborador de Tiberio Sempronio Graco durante las campañas contra las tribus celtíberas (para leer sobre este episodio pulsa en Contrebia Belaisca), decidiera construir su castellum. De ahí el nombre de Campo Postumio. Pero lo que hacía verdaderamente atractiva la nueva empresa de Cneo era que sus hombres podían tomar este recinto fortificado sin que César, bastante alejado de la posición, pudiera impedirlo.

Notas sobre el Capítulo VIII

Schulten identificó el estratégico enclave de Castra Postumiana con el Cerro de Harinillas, ubicado próximo al Arroyo de Carchena en la provincia de Córdoba. Esta conclusión ha sido aceptada y secundada con posterioridad por el resto de la comunidad científica.

<< (BH. VII): Las carencias de Cneo /

Todos los derechos reservados. Aviso Legal.
Anuncios

Un pensamiento en “Castra Postumiana

  1. Pingback: Las carencias de Cneo | Legión Novena Hispana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s