(BH. IV): Objetivo, apoderarse de Corduba

Una vez enviado parte del contingente en auxilio de Ulia, Julio César fijó sus miras en el núcleo central de la Ulterior, Corduba. A priori, sus intenciones parecían bastante claras, evitar que Sexto Pompeyo acudiera al cerco que su hermano tenía impuesto sobre el oppidum fiel a su causa. Pero lo que de verdad tenía en mente el general romano no era otra cosa que apoderarse de este importante bastión pompeyano y lograr con ello un golpe de efecto, rápido y contundente, sobre las contiendas civiles por las que se había visto obligado a regresar a tierras hispanas. La caída de Corduba mermaría la moral de sus enemigos e, inexorablemente, influiría en la actitud de las ciudades que lo apoyaban. Por el contrario, si la guerra se prolongaba durante el periodo invernal, la situación acabaría perjudicando a sus legiones y a sus propios intereses.

PUENTE ROMANO DE VADOLLANO EN EL TERMINO MUNICIPAL DE LINARES

Puente romano de Vadollano en el término municipal de Linares. El puente de Vadollano, situado en el término municipal de Linares (Jaén), se encuentra integrado en el paraje El Piélago, declarado Monumento Natural por la Junta de Andalucía. Su construcción data del siglo III a.C. y debió formar parte de la Vía Heracleia que unía la antigua Oretania con la zona del levante mediterráneo. Alcanzó especial importancia durante la romanización debido al auge económico de la zona por las explotaciones mineras. Sobre este puente pasa la calzada romana que conectaba la ciudad de Gades con Roma.

Para intentar la toma de la capital provincial, César ordenó que parte de su caballería ligera, la más diestra en este tipo de lides, hiciera de avanzadilla para el grueso de sus efectivos. Junto a los equites partirían los loricatii, parte de la infantería auxiliar íbera con gran experiencia en combate y seleccionados especialmente por él. Lo harían montados sobre las grupas de los caballos para agilizar, de esta forma, el desplazamiento de la fuerza de vanguardia.

Estos eran los hombres que intentarían el asalto por sorpresa a Corduba, como bien le había sugerido la delegación de cordobeses que fueron a recibirle antes de su llegada a Obulco.

De esta forma se adelantó el destacamento de caballería cesariana, con la élite guerrera íbera montada atrás, retomando la orilla sur del Baetis y evitando ser descubiertos. Cuando los jinetes tuvieron la ciudad a la vista, continuaron avanzando con sus cuerpos echados hacia delante para pasar desapercibidos conforme se aproximaban a las murallas.

Los centinelas que defendían Corduba, y que en esos momentos realizaban el paso de ronda por su adarve, vieron acercarse, desde la distancia, una simple caballada al galope. Avisaron al resto de la guarnición, que se encontraba en la plaza, para que salieran a su encuentro con objeto de desbandarla o bien para capturarla si así se terciaba la ocasión.

PUENTE ROMANO DE VILLA DEL RIO SOBRE EL ARROYO SALADO DE PORCUNA (CORDOBA)

Puente romano de Villa del Río sobre el arroyo Salado de Porcuna. Córdoba

Y fue entonces cuando se entabló un breve, pero feroz combate. Los loricatii, con sus falcatas fabricadas a medida, sus cuerpos protegidos con cotas de malla o de escamas y escudos pesados en mano, desmontaron rápidamente en la ribera del Baetis y arremetieron, sin contemplación alguna, contra los infantes pompeyanos que hasta el lugar habían acudido y que se habían visto completamente sorprendidos.

La alta preparación, en el arte del combate cuerpo a cuerpo, de esta infantería pesada hizo que atacaran con tanta dureza y determinación que pocos de sus enemigos lograron emprender la huida y resguardarse, nuevamente, tras las murallas.

Debido a este infortunio, el ataque por sorpresa había fracasado; ya no existían posibilidades de tomar Corduba sin ser descubiertos. Por tanto, no cabía otra opción que César intentara un asedio, con el resto del ejército que marchaba desde Obulco, si quería apoderarse de la ciudad.

CAMINO VIEO DE EPORA (MONTORO) AHORA FORMANDO PARTE DE LA RUTA SENDERO DE SIERRA MORENA

Camino viejo de Epora (Montoro), ahora formando parte de la ruta del sendero de Sierra Morena.

Inquieto por el desarrollo de los últimos acontecimientos, y nervioso ante la inminente llegada de las legiones del Dictador, Sexto decidió enviar una misiva urgente a su hermano Cneo instándole su regreso y apoyo con la mayor prontitud posible. Temía que fuese demasiado tarde para cuando el enemigo acechara en las inmediaciones e iniciara el sitio a Corduba. Lo que desconocía el menor de los hermanos era que su decisión se encontraba dentro de la estrategia del comandante romano y que esta avanzaba según lo previsto.

Cuando le llegó la carta a Cneo, este se debatía entre abandonar el cerco a Ulia, muy avanzado por entonces, para acudir en apoyo de Sexto o, por el contrario, continuar con sus planes, tal y como le aconsejaba Tito Labieno.

EL BAETIS A SU PASO POR EPORA (MONTORO)

El Baetis a su paso por Epora (Montoro, Córdoba)

El que fuera antiguo legado de César en las Galias, ahora comandante de la caballería pompeyana y responsable del adiestramiento del nuevo ejército en Hispania, insistía, una y otra vez, al mayor de los hermanos que no entrase en las provocaciones del Dictador al que tan bien él conocía. Tito Labieno le exponía que Corduba contaba con abundantes suministros de agua y alimentos como para resistir un asedio prolongado. Además, la plaza disponía de guarnición suficiente y bien pertrechada para defenderla y sus murallas resistirían las embestidas del enemigo. Lo más prudente era, en este caso, esperar a que Ulia cayera.

Pero, finalmente, pesaron más las rogativas de su hermano. Cneo Pompeyo optó por levantar el cerco y acudir con sus tropas en apoyo de Sexto.

Notas sobre las vías romanas hacia Corduba en tiempos de la República

En tiempos de la República, cuando Julio César llega a la ciudad de Obulco, después de recorrer la Vía Heracleia desde Roma en veintisiete días y según los estudios llevados a cabo, dos eran las posibles vías Ibéricas que conectaban la antigua ciudad cartaginesa de Castulo con la capital de la provincia de la Ulterior (Corduba) a su paso por Obulco (sin tener en cuenta, por supuesto, la vía fluvial del Baetis)

La primera de ellas, muy posiblemente utilizada por César en su asedio al oppidum de Ategua. Se trataba de la calzada que, partiendo desde Castulo, descendía hacia el Sur y se alejaba de la margen del Baetis. La vía pasaba por Iliturgis, Ossigi, Urgaone, Obulco e Iponuba (esta última en su punto más bajo) para, a continuación, volver a ascender hacia Ategua y continuar finalmente hasta llegar a Corduba.

La otra vía Ibérica referida traza su sentido más cercano a la margen izquierda del Baetis y, por lo tanto, el recorrido es más directo. El inicio de esta vía es idéntico a la anterior hasta llegar a la ciudad de Obulco. En este punto, en lugar de descender hacia el Sur, se retoma al Norte para cruzar un puente, posiblemente de tres arcadas y rampa, permitiendo salvar las aguas del río Salado que pasa por dicha ciudad.

Este puente, al que nos referimos, no ha llegado a nuestros días; tan sólo sus evidencias. Ahora bien, el puente romano de Villa del Río, situado aguas abajo de esta misma vía fluvial, tuvo que ser muy parecido.

Cruzando el puente que atravesaba el Arroyo Salado de Porcuna, el camino íbero pasaba por Calpurniana (actuales tierras de Bujalance) y desde allí, directamente, hasta llegar a Corduba que se sitúa en la margen derecha del Baetis.

En conclusión, es evidente que los legionarios de César en su marcha desde Obulco hacia Corduba utilizaran este segundo camino ya existente en época íbera.

Tras la configuración de la Vía Augusta, el viejo camino CastuloCorduba por el margen izquierdo del Baetis cayó en desuso como vía principal, aunque se seguiría utilizando. En su defecto, fue reemplazada por otra de nueva creación augustea que pasaba más próxima a la gran vía fluvial. Esta nueva obra viaria dio pie a nuevas ciudades romanas, siendo Epora una de las más importantes del nuevo itinerario.

<< (BH. III): El auxilio a Ulia / (BH. V): Combates por la toma del puente >>

 

Anuncios

7 pensamientos en “(BH. IV): Objetivo, apoderarse de Corduba

  1. Al indicar camino Ibero desde Obulco a Calpurniana (Entre parintesis, tierras de Bujalance), hay varios investigadores que sostienen que Calpurnia seria la actual localidad de Cañete de las Torres. Por si les puede interesar el comentario y a la vez visitar el museo arqueologico de dicha localidad.Un saludo agradeciendo este post tan interesante.Gracias.-

    Me gusta

    • Efectivamente, amigo. Ha habido discrepancias entre situar la ciudad Ibero-romana de Calpurniana. Unos la sitúan, como usted bien dice, en la actual Cañete de las Torres. Otros, en cambio, en Bujalance. Sobre el Museo de la localidad, le aseguro que tomo nota. Gracias por sus amables palabras. Saludos.

      Me gusta

  2. Pingback: Capítulo V (B.H.) | Legión Novena Hispana

  3. como siempre agradezco tus lecciones de historia,!que gran historia tenemos y que poco la apreciamos! ,si fueramos yankis ya habriamos hecho mas de mil peliculas historicas y aun sobraria material.

    Me gusta

  4. Pingback: De bello Hispaniensi 1-4 | Antología textos latinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s