La casa de Hippolytus en Complutum

Una visita a la collegia iuvenum

Si eres joven, atleta y vigoroso, puede que te guste el artículo que hoy publicamos. Si también tu familia forma parte de la clase senatorial o ecuestre, te recomendamos que le eches un vistazo, aunque sea de pasada. Pero si, además de todo ello, estás interesado en la actividad política y municipal de tu ciudad o aspiras a la elección de algún cargo público, sencillamente no te lo puedes perder.

Sigue leyendo

Anuncios

Las conducciones de agua

Situados extramuros, nos encontramos a punto de acceder a Baelo por la monumental puerta oriental, aquella que comunica su calzada con la importante Carteia. Antes de mezclarnos entre la población y sentir el bullicio diario que se respira en esta ciudad portuaria, tal vez sea buen momento para comentar sus arcuationes y comprender como llega el suministro de agua hasta ella.

11 - ACUEDUCTO ORIENTAL

Acueducto oriental. Conjunto Arqueológico Baelo Claudia. Tarifa, Cádiz.

Sigue leyendo

El santuario de San Ambrosio

He aquí otro ejemplo de nuestro legado patrimonial que se resiste a desaparecer con el paso del tiempo, pero que, tal vez, los ojos de los andaluces no alcanzan a valorar como debieran. ¿Realmente somos conocedores de su historia y existencia?

Sigue leyendo

Los orígenes de Cartima

Cuando inicié la búsqueda de documentación relacionada con la antigua ciudad de Cartima, y en un intento de recabar toda la información posible, al primer lugar donde decidí acudir fue a las fuentes clásicas. Sólo en la obra de Tito Livio titulada Ab Urbe condita (Capítulo XL, 47, 1-4) se hace referencia a ella en el pasaje que narra la campaña militar de Tiberio Sempronio Graco (año 180 a.C.) durante la primera guerra celtíbera en tierras hispanas (pulsa aquí para conocerlo). Dicho texto recoge la siguiente mención: “… Después de tomar rehenes y poner una guarnición en la ciudad (Munda, a la que atacaría por sorpresa aprovechando la oscuridad de la noche), siguió su marcha asaltando los oppidum y quemando los cultivos, hasta llegar a otra ciudad de excepcional fuerza a la que los celtíberos llamaban Cértima…”.

Sigue leyendo