Monasterio de San Xoan de Caaveiro

Fragas do Eume

Cuenta la leyenda que con el Eume nacieron dos ríos más en la Serra do Xistral, el Sor y el Landro. Dios prometió que al primero que consiguiera desembocar en el mar, le entregaría a un hombre todos los años como ofrenda. Los tres pactaron que recorrerían juntos el camino y llegarían al mismo tiempo. En un lugar, cansados de su viaje, decidieron descansar. Uno de ellos despertó primero y traicionándo al resto, emprendió el viaje sólo hacia el Océano. El otro, al abrir sus ojos y comprobar que faltaba uno de los tres, decidió abandonar también el lugar dejando sólo al Eume con su sueño. Así el Eume, al despertar, se sintió traicionado. Enfurecido y embravecido, emprendió el viaje saltando todo lo que se le interpuso en el camino, formando valles y saltos hasta llegar el primero. Por este mismo motivo, el Eume todos los años se llevaba la vida de algún hombre debido a la bravura de sus aguas, mientras que los otros dos, Sor y Landro, fueron relegados a meros y simples afluentes.

Río Eume a su paso por el Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

Esa mañana, mi amigo Juan Otero y yo, nos habíamos levantado con la propuesta de hacernos un pequeño recorrido por los puntos culturales más atractivos que pudiéramos encontrar en la Ruta Inglesa del Camino de Santiago, entre ellas los distintos templos Románicos que hallásemos en esa escapada.

Entre ellos estaba el Monasterio de San Xoan de Caaveiro, un antiguo cenobio cristiano escondido en el mismo corazón de un maravillo Parque Natural, pero que, para llegar a él, debíamos seguir el curso del Eume. Por supuesto no los cien kilómetros que cubre la vía fluvial desde su nacimiento entre las provincias de A Coruña y Lugo, hasta su desembocadura junto a Pontedeume, en la rías de Ares.

Senderos a orillas del Eume a su paso por el Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

Decidimos acercar el coche hasta el punto más próximo al que podíamos acceder, unos cinco kilómetros antes de alcanzar San Juan de Caaveiro. A partir de aquí, dos opciones: o tomábamos el autobús-lanzadera que nos llevaba hasta las mismas puertas del monasterio; o hacíamos el camino andando disfrutando de las aguas y las corrientes de este río y la espesura de un bosque atlántico compuesto de robles, castaños, abedules, fresnos, avellanos, acebos, madroños y helechos, la mayoría de ellos centenarios.

Pero, ¿dónde vas a comparar? Tomamos la segunda de las opciones, patearíamos los senderos del Eume, aunque al final de la jornada nos pesara en las piernas; el manto vegetal de época Terciaria nos llamaba como canto de sirenas. Así pues, miramos el reloj y comprobamos que íbamos con muy bien de tiempo para cumplir el resto de los puntos propuestos para ese día.. Además, andamos en tierra de brujas, por lo que siempre existía la esperanza de encontrar algún duende del bosque por el camino.

Orillas del Eume, cubiertos de vegetación, a su paso por el Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

El mejor acceso para llegar a este cenobio se realiza a orillas del legendario Eume, siempre envuelto en un intenso manto vegetal y agua por sus dos vertientes. Cuando atravesamos “A Ponte de O Caaveiro”, iniciamos una dura pero satisfactoria subida, ya que en lo alto de una colina del angosto valle se levanta, como salido de la nada y coronando las selváticas fragas que lo arropan, el histórico monasterio benedictino de San Xoan de Caaveiro.

Acceso a las instalaciones del Monasterior de San Xoan de Caaveiro. Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

Como decíamos, San Xoan de Caaveiro, el monasterio más antiguo de Galicia, se encuentra envuelto por la espesura de un auténtico bosque autóctono y rodeado por diez siglos de historias y leyendas. Este antiguo cenobio fue fundado por San Rosendo en el año 936 y ordenado construir alrededor de una zona de túmulos y castros de periodo prerromano, como así se ha podido atestiguar. Es bien sabido que, los antiguos monjes buscaron lugares especiales, mágicos y alejados, donde construir sus centros de oración dedicados al retiro y la contemplación. Incluso, es muy probable que anteriormente al templo, existiese una capilla o santuario rupestre de los primeros eremitas que se perdían por estas tierras en busca de la paz espiritual.

Intuimos que, buscando esta soledad, hasta estos bosques llegaran una pequeña comunidad de monjes, allá sobre principios del siglo X. Unos eremitas que vivieron dispersos con anterioridad en las cuevas de los alrededores, pero que, como gran impulsor del cenobio fue sin duda San Rosendo, llamado en las crónicas Rudesindus Guterri (Roderick hijo de Guter).  Fue Rosendo uno de los hombres más poderosos de Galicia en aquella época. Entre sus principales actuaciones se encuentra el impulso que dio a la regla benedictina en sus dominios, fruto de la cual se podría justificar la reforma de Caaveiro.

Ábside románico de la capilla. Monasterior de San Xoan de Caaveiro. Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

Las tradiciones orales vuelven a contarnos que una lluviosa mañana de invierno en Caaveiro, San Rosendo se levantó y viendo el mal día que hacía se quejó contrariado. Al momento se dio cuenta de su pecado ya que el tiempo era voluntad divina. Decidió tirar al Río Eume su anillo episcopal como penitencia. Siete años después, mientras el cocinero de Caaveiro  preparaba la comida para los monjes,  abrió un salmón y, dentro de los intestinos del pez, encontró el anillo de San Rosendo. Rápidamente se lo comunicó al obispo, quien dando gracias a Dios  se dio cuenta de que su pecado había sido redimido.

Así fue como, lejos del mundanal ruido, los primeros eremitas o monjes se refugiaron en el interior de los bosques de Caaveiro, un lugar perfecto para la meditación interior y el encuentro con Dios. Su conversión a monasterio de Sango Agostiño, de estilo románico, llegaría después,  a mediados del siglo XI, habitado únicamente por nueve monjes, pero con espacio reservado para el retiro espiritual de caminantes y viajeros.

Entrada al recinto desde el interior con torre barroca al fondo. Monasterior de San Xoan de Caaveiro. Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

Sería Alfonso VII quien le proporcionara un gran impulso al monasterio en el año 1135, otorgándole el dominio de todas las tierras de los alrededores, anteriormente propiedad de la villa de Caaveiro. A partir de entonces el recinto religioso fue adquiriendo cierta notoriedad e importancia gracias a las donaciones realizadas, a lo largo de los siglos, por varios monarcas como Alfonso VIII, Fernando II y Alfonso IX, hasta conseguir alcanzar el nivel de colegiata en el siglo XVII.

Interior del ábside románico. Monasterior de San Xoan de Caaveiro. Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

No se puede decir que este fuese un recinto de grandes dimensiones, pues en sus mejores años apenas lo habitaron una docena de monjes. Sin embargo su aislada situación le otorgó cierta fama como lugar de retiro o de descanso ocasional de personajes ilustres.

En el siglo XIII el monasterio adoptó la regla de los Sacerdotes Regulares de San Agustín que perduraría hasta 1806, cuando murió Miguel Mon, el último prior. Y en el siglo XVIII, coincidiendo con la decadencia monacal, el cenobio perderá el nivel de colegiata, comenzando a partir de entonces su declive que culminará con la desamortización de Mendizabal en el XIX.

Los restos más antiguos de San Xoan de Caaveiro corresponden a su edificio principal que data del siglo XII. Destaca la iglesia que se alza sobre un montículo muy escarpado que obligó a los constructores a salvar los desniveles del terreno mediante altos muros con contrafuertes y estancias subterráneas. Llegó a contar con dos iglesias, una dedicada a la oración y otra para las misas de difuntos.

Ermitaños, maleantes y todo tipo de individuos desde la Antigüedad han recorrido estos mismos senderos de Fragas do Eume que, en ese día pateamos mi amigo Juan y yo decidimos recorrer, hasta alcanzar los portones del monasterio. Sus calabozos guardan también la leyenda negra de este fantástico edificio religioso que la tradición popular ha querido contarnos: raptos de mujeres, a las cuales maltrataron y abusaron para finalmente darles muerte; torturas en época medieval; cárcel de la Inquisición; y un lugar de fusilamientos durante Guerra Civil. Todo un abanico de atrocidades, como podéis ver.

Torre barroca al fondo. Monasterior de San Xoan de Caaveiro. Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

Era en una de estas celdas donde, supuestamente y durante la edad media, donde se ejecutaban a los reos mediante la tortura denominada de la gota. Existiría una especie de fuente con dos pilas de piedra y orificios de desagüe. El agua saldría, por un lado, a la planta exterior del edificio y otro, a la planta  inferior a través de una canalización por la cual la pila, puede que con grabado de cruz y una vez llena, iría dejando caer el agua, gota a gota, sobre la cabeza del preso que se encontraba en la parte  inferior hasta vaciarse por completo. Así, hasta que finalmente el cautivo encontrase la muerte.

Estas curiosidades son las típicas que conoces una vez has estado en un determinado sitio. Otra curiosidad de Caaveiro es que aquí se encuentra la mayor colonia de murciélago de toda Galicia. No es de extrañar, por tanto, que con todos los argumentos narrados, las noches en este paraje junto a las frías paredes del monasterio se conviertan en perfecto caldo para la magia y la leyenda, también negra.

Río Eume a su paso por el Parque Natural Fragas do Eume. A Capela, A Coruña.

De regreso, el amigo Juan y yo decidimos dejar a nuestras espaldas las fabulosas corrientes del Eume montados en el autobús-lanzadera. Aún nos quedaba por visitar el Castillo de Andrade con su fabulosa historia y la Iglesia de San Miguel de Breamo con su maravillosa leyenda de templarios, ambos en la cercana Pontedeume.

Por cierto, se me pasaba, el Monasterio de San Xoan de Caaveiro fue declarado en 1975 Monumento Histórico Artístico por su importancia arquitectónica.

Un saludo a todos.

Todos los derechos reservados. Aviso Legal.
Anuncios

2 pensamientos en “Monasterio de San Xoan de Caaveiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s