Ruta Hoyas del Conquin Alto (continuación)

Ruta Hoyas del Conquín Alto. Gorafe, Granada

<< Volver al inicio de la ruta

Transcurrió poco tiempo para que el pequeño notara como su cuerpo había entrado en calor, o por lo menos no sintiera la tiritera con la que se vio obligado a sentarse junto al fuego. Decidió, por tanto, que ya era el momento de regresar a su cabaña y afrontar, de una vez por todas, el fatal desenlace de la cerámica quebrada en la orilla del río. No sabía cómo, pero en esos instantes se encontraba con las fuerzas suficientes. ¿Sería el amuleto, entregado a modo de presente, que empezaba a surtir efecto?, pensó.

En esta ocasión no hubo intercambios de palabras, ni gesto alguno, que indicara cierta comunicación entre los dos individuos. Por un lado, el niño, sencillamente, se levantó y se marchó corriendo. Por otro, el fabricante de herramientas continuó concentrado en su trabajo rutinario de pulimentado sin prestar mayor atención. Eso sí, en la cara del adulto se podía intuir cierta leve sonrisa.

Sigue leyendo

Anuncios

Ruta Hoyas del Conquin Alto

Gorafe, Granada

Ladera arriba, el pequeño decidió volver de regreso al poblado por el mismo camino que había utilizado hasta llegar al río. Y lo hacía completamente empapado, casi entumecido; intentaba soportar como bien podía el inmenso frío que lo arreciaba en esa mañana. Por cada paso que daba, era acompasado de unos rítmicos temblores que le recorrían de arriba abajo todo su cuerpo.

Llevaba la cabeza agachada, con la mirada perdida en el suelo, signo inequívoco de la enorme preocupación que le embriagaba. No lograba quitarse de su mente las posibles represalias o castigos que pudieran adoptar los ancianos cuando tuviesen conocimiento del infortunio sufrido.

Sigue leyendo

Ruta Hoyas del Conquin Bajo (continuación)

Ruta Hoyas del Conquín Bajo. Gorafe, Granada

<< Volver al inicio de la ruta

Con el recipiente agarrado fuertemente entre sus manos, corría el pequeño ladera abajo hasta alcanzar los límites del territorio que definían las sepulturas en esta parte del valle. No quería perder ni un solo momento para regresar, cuanto antes, al poblado y continuar con sus labores encomendadas.

Así llegó hasta la orilla del río que discurre por este entorno. Animales como conejos y liebres bebían de sus aguas. También lo hacían algunos ciervos que habían bajado de la parte media del valle para saciar su sed. Por otro lado, castores y nutrias jugueteaban en las tempranas aguas e iban de acá para allá, con ramas y pequeños troncos entre sus dientes, afanándose por construir sus madrigueras.

Sigue leyendo

Ruta Hoyas del Conquin Bajo

Gorafe, Granada

Amanece un nuevo día y la vida continúa en el poblado Neolítico. Protegidos por el abrigo que proporciona el bosque de encinas donde se asienta esta comunidad, de sus cabañas empiezan a salir los primeros miembros de la tribu.

En su mayoría son sus viviendas de planta circular, levantadas en adobe y provistas de bloques pétreos en las bases; las techumbres están fabricadas mediante vegetación seca que cubren toda su parte superior. Las hay también de planta cuadrada, más espaciosas que las anteriores y con estancias dedicadas al aprovisionamiento de comida. Estas últimas quedan ocupadas por los patriarcas, los miembros del  clan más longevos y a los que el resto de habitantes rinden respeto y acuden a ellos para solicitarles consejo y sabiduría.

Sigue leyendo