Una tierra muy rica

Las características climatológicas y las propiedades del suelo hacían de la Vega Antequerana un lugar con abundantes tierras fértiles donde, unido al excelente elemento comunicador del Valle del Guadalhorce, propiciaría el cultivo y comercio del olivo y la vid, así como de la producción de sus envasados. Singilia Barba y sus alrededores ocuparán un papel fundamental en la producción y comercio de aceite destinado, en su mayor parte, al abastecimiento de Roma durante los primeros siglos del Imperio.

VEGA DE ANTEQUERA VISTA DESDE LA CIUDAD DE SINGILIA BARBA

Vega de Antequera vista desde la ciudad de Sungilia Barba. Antequera, Málaga.

VISTA DE LA VEGA ANTEQUERANA DESDE LA NECROPOLIS DE SINGILIA BARBA

Vista de la Vega Antequeraba desde la necrópolis de Singilia Barba. Antequera, Málaga.

En el caso particular de la ciudad que nos ocupa, y al igual que su vecina Anticaria, las explotaciones oleícolas fueron tan lucrativas que, en cualquier espacio donde se pudieran reunir las condiciones óptimas para el cultivo, se levantaba una villae dedicada a la producción de aceite. De esta forma, si tuviésemos que imaginarnos cuál sería la imagen que vería un ciudadano desde los aterrazamientos de la urbe en dirección hacia el ager circundante, disfrutaríamos de un paisaje formado por amplias extensiones de cereal y colmado con densas manchas de olivar, donde quedaban asentadas las villas rústicas dedicadas a su producción.

RETRATO PRIVADO DE LA VILLAE DE BOBADILLA - MUSEO DE LA CIUDAD DE ANTEQUERA

Retrato privado de la villae de Bobadilla. Museo de la ciudad de Antequera. Antequera, Málaga.

Principalmente estas explotaciones estaban basadas en molinos del tipo mola olearia, una variedad de molino recomendada por el agrónomo Columela y que se caracterizaba por la utilización de piezas de pequeño y mediano tamaño; estas características tan particulares mejoraban su manejo y rendimiento.

En definitiva, Singilia Barba no era la única que transmitía noción de riqueza y desarrollo en esta zona de la Baetica. También lo hacía todo su entorno, como sucedió con los pequeños poblamientos de caracteres rústicos y grandes villae (caso de Bobadilla), cuyas dedicaciones fueron tan diversificadas que no se limitaban exclusivamente a la explotación de la tierra propiamente dicha. Así emergieron en el valle los conocidos como vicus que incluían producciones alfareras de consumo y almacenaje, además de materiales constructivos fabricados con los propios barros locales.

<< La ciudad como eje de comunicaciones / Las producciones en Singilia Barba >>

Todos los derechos reservados
Anuncios

Un pensamiento en “Una tierra muy rica

  1. Pingback: La ciudad como eje de comunicaciones | Legión Novena Hispana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s