Villa romana de Milreu

Estói, Faro. Portugal

Se trataba de mi primer yacimiento en tierras lusas; por fin se cumplía ese deseo, tan añorado durante largo tiempo, de recorrer el territorio portugués a la caza de sus antiguas ruinas. Nada más cruzar el umbral de las instalaciones pude contemplar esa calzada, con sus grandes losas de piedra, que atraviesa, de parte a parte, los restos arqueológicos y separa la pars urbana del enorme edificio de culto. Supe entonces que no se trataba de una villa romana al uso. Conforme me adentraba por el recorrido marcado, decidí cerrar los ojos y dejarme llevar, imaginando cómo pudo ser la vida en este impresionante fundus que, con el transcurrir de los años, llegué a comprender mejor. Dejad que os lo explique.

Sigue leyendo

Anuncios