Ruta Baños de Alicun (continuación)

Ruta Baños de Alicún. Villanueva de las Torres, Granada

<< Volver al inicio de la ruta

Los cuatro hombres del grupo expedicionario asomaron sus cabezas entre el perfecto resguardo que les otorgaba la densa y cerrada masa forestal; y no daban crédito a lo que veían tras de ella. Esta tribu nómada había iniciado su asentamiento definitivo en las mismas tierras que ellos siempre habían considerado como siniestras.

El joven pastor no perdía detalle de lo que allí acontecía. En silencio, atento y reflexivo, observaba a los miembros de este clan en sus quehaceres diarios. Quedaba claro: esta gente venida de tierras lejanas, llegaba para quedarse.

DETALLE DE LA PARED MONTAÑOSA

Detalle en la pared montañosa. Ruta Baños de Alicún. Villanueva de las Torres, Granada.

Prueba de esto eran las cabañas que estaban levantando los nuevos colonos. A diferencia de lo que fuera normal, no se estaban construyendo a base de palos y pieles de presa, lo cual sería indicativo si tuviesen intenciones de desmontarlas en un futuro. En su lugar, un gran número de mujeres y niños cargaban, desde la cercana orilla, ingentes cantidades de barro en sus canastos de esparto. Los hombres, en cambio, moldeaban a mano la arcilla hasta conseguir una especie de bloques bastos que posteriormente dejaban secar.

Algunas de las piezas de adobe debían de estar listas, ya que habían empezado a preparar sus viviendas alineando bloques, unos junto a otros, y definiendo una estructura de forma cuadrangular. A la par, otros grupos no cesaban de traer ramas con las que se fabricarían las techumbres, mezcladas también en arcilla, que cubrirían las futuras cabañas.

Independientemente a ellos, otra parte de esta población abandonaba la gran explanada portando canastos y utensilios. Era evidente que esta comunidad había estado buscando unas tierras aptas donde poder trabajarlas y obtener de ellas sus frutos. Y este debía de ser el lugar elegido.

ENTORNO BAÑOS DE ALICUN DIRECCION A LA ZONA DOLMENICA

Entorno Baños de Alicún dirección a la zona dolménica. Ruta Baños de Alicún. Villanueva de las Torres, Granada.

En esos momentos, uno de los cazadores llamó la atención al pastor para indicarle que debían seguir avanzando tras la arbolada. A lo lejos una columna de hombres salía también de la zona.  Este guerrero insistió que era imprescindible saber hacia dónde se dirigían o cuáles podían ser sus intenciones.

Al final resultó ser una comitiva fúnebre portando, sobre los hombros de algunos de sus integrantes, el cuerpo de un difunto. Por el número de guerreros que componían el cortejo y el tipo de armas que llevaban, el fallecido tuvo que ser un personaje importante e influyente en su comunidad. Seguro que, previamente, habrían improvisado algún espacio donde practicarle los rituales de purificación que se merecía.

Miembros de este cortejo se adelantaron al resto para empezar a retirar las lajas pétreas que protegían la entrada al interior del sepulcro recién construido. Mientras, la procesión, encabezada por el que debía ser su líder espiritual, se aproximaba al dólmen. Este era seguido por otros individuos que portaban en sus manos algunos objetos que acompañarían al guerrero en su viaje al otro mundo.

10 - DOLMEN NUMERO 6 EN HAZA DEL TORIL

Dolmen número 6 en Haza del Toril. Ruta Baños de Alicún. Villanueva de las Torres, Granada.

A las puertas de la sepultura la columna se detuvo y el que sería el chamán se introdujo en el interior para purificar la cámara. Cuando empezaron a depositar el cadáver dentro de la tumba, y antes de ser descubiertos, uno de los cazadores volvió a hacer señas ordenando regresar junto al resto del grupo. Debían de informar de todo lo que allí habían visto lo antes posible.

El pastor mantenía su mirada puesta en el ritual funerario. Eran iguales a ellos, pensaba. Su forma de vida y costumbres eran casi idénticas a las suyas, aunque sí que había aspectos que los diferenciaban. Por ejemplo, las armas y herramientas que utilizaban o la forma de construir sus cabañas. Pero, por el contrario, no presentía que existiese tanta amenaza como a priori se creyó.

INTERIOR DEL DOLMEN NUMERO 6 EN HAZA DEL TORIL

Interior del dolmen número 6 en Haza del Toril. Ruta Baños de Alicún. Villanueva de las Torres, Granada.

Cuando se dio la vuelta para regresar junto a sus compañeros, descubrió que éstos ya habían abandonado el lugar. Miró a un lado y a otro para intentar localizarlos, pero no encontró señal alguna. Se había quedado sólo y rezagado. Lo mejor era no perder la calma e intentar recordar el camino de vuelta.

Sucedió que, de repente, unas pequeñas manos retiraron la vegetación con la que se había mantenido oculto hasta esos momentos y los ojos de un niño aparecieron ante él. El pastor se quedó mudo mirando al pequeño, temeroso de que éste rompiera a gritar y pudieran descubrirlo. Rápidamente, corrió a taparle la boca para evitar que este chillara e, instintivamente, se llevó el dedo índice a sus labios en un gesto claro que indicaba se mantuviese en silencio.

12 - DOLMEN NUMERO 5 EN HAZA DEL TORIL

Dolmen número 5 en Haza del Toril. Ruta Baños de Alicún. Villanueva de las Torres, Granada.

No sabía por qué, pero la mirada viva del pequeño le hacía recordar la imagen de su hermano cada vez que salía todas las mañanas a recoger agua. Era como tenerlo de frente, pero necesitaba tranquilizarlo antes de que diera la voz de alarma. Así pues, manteniendo tapada su boca, con la otra mano empezó a hacerle ademanes para sosegarlo.

Muy pausadamente, el pastor se llevó ambas manos a su cuello y con mucho cuidado y tiento se desató el collar que su hermano le había entregado antes de la partida. Con esa misma delicadeza, esbozándole a la vez una cálida sonrisa, colgó el amuleto en el cuello del pequeño.

Dio la impresión de que al niño le gustaron las pequeñas piedras pulidas que colgaban ahora sobre su cuerpo y sintiéndose agradecido por el presente, agachó su cabeza y se desató un diminuto cinturón de cuero del que pendía una gran concha marina. Sonriente, el pequeño le hizo entrega del presente.

En esto que se giró bruscamente y buscó con la mirada la figura de su madre que en esos momentos se encontraba recogiendo barro de la rivera. Cuando por fin la encontró, se volvió para señalarle al extranjero con el que se había topado. Pero este individuo ya no estaba.

DOLMEN NUMERO 4 EN HAZA DEL TORIL

Dolmen número 4 en Haza del Toril. Ruta Baños de Alicún. Villanueva de las Torres, Granada.

Ante el inminente peligro que corría, el joven pastor había salido huyendo a través del frondoso bosque intentando encontrar el sendero utilizado al inicio. Ya había alcanzado el canal labrado en roca que tomaron al principio los cuatro hombres como referencia cuando se detuvo en su carrera. Abrió la mano y se quedó observando la concha marina que aún agarraba desde que ese pequeño se la entregara.

Muchas cosas estaban cambiando en sus vidas, pensó. Pero no tenían por qué tratarse de amenazas para su comunidad; ellos no eran tan distintos. Tal vez, lo mejor para todos fuera buscar una respuesta que no consistiera en la mera lucha y confrontación. Puede que un acercamiento entre los patriarcas de ambos clanes sirviera como solución para la vuelta a la normalidad en su poblado. Ahora bien, de lo único que estaba convencido era que su comunidad ya no era la única que habitaba en estos parajes y, más pronto que tarde, su gente debía de aceptarlo.

Notas del autor

Con este último artículo llegamos al final de nuestro proyecto. Independiente a la historia narrada, en la que hemos querido relatar el cambio de cultura en una sociedad neolítica, lo que hemos pretendido desde el principio ha sido enseñaros el magnífico e impresionante Parque Megalítico que contamos en nuestro país, así como alguna de sus fantásticas rutas que se pueden realizar en él.

Seáis apasionados de la prehistoria o no, os puedo garantizar que darse un paseo por las tierras de Gorafe y alrededores es una experiencia increíble e inolvidable. Es como darse el lujo de regresar a un pasado muy remoto, pero vivido en el presente. Si, además, tenéis la oportunidad de pasar noche en el pueblo, ya ni os cuento la sensación que es hacerlo en una de sus casas cuevas.

Yo, por mi parte, espero regresar pronto para terminar con las rutas que me quedan pendientes y, de camino, poder saludar a esta gente tan maravillosa.

De corazón, gracias a los vecinos de Gorafe por vuestra hospitalidad.

Hasta la próxima.

Legion Novena Hispana

<< Volver al inicio de la ruta

Todos los derechos reservados
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s