La momia de Grottarossa

5 de febrero de 1964. En el transcurso de las excavaciones llevadas a cabo en un edificio que quedará levantado a las afueras de la ciudad de Roma, en la zona denominada como Via Cassia Grottarossa, sale a la luz el hallazgo de un precioso y delicado sarcófago enterrado a cinco metros de profundidad. Tras retirar su tapa, un suave olor perfumado invade a los allí presentes. En su interior se descubre el cuerpo momificado de una niña de entre ocho y diez años en perfecto estado de conservación. Automáticamente, los trabajos constructivos quedan paralizados. La comunidad científica es avisada y cuando llega al lugar del descubrimiento, queda sobrecogida ante tan impresionante hallazgo.

Este es el resumen del resultado de las investigaciones practicadas hasta el momento sobre la Momia de Grottarossa.

Al día siguiente, como si de un nuevo caso del CSI se tratara, los agentes regresaron al lugar del hallazgo para proceder al levantamiento del cadáver, en este caso el de una pequeña momia. Su retirada se realizó siguiendo el mismo protocolo que cualquier otro homicidio ocurrido en las calles romanas. Eso sí, con una delicadeza extremadamente inusitada al tratarse de una pequeña de unos mil ochocientos años de edad. A continuación, se reunieron a los medios de comunicación para celebrar una esperadísima y multitudinaria rueda de prensa; la noticia había traspasado fronteras.

TRAS EL DESCUBRIMIENTO

Presentación de la momia de Grottarossa tras su descubrimiento, año 1964. Imagen tomada de footage.framepool.com

Poco se podía adelantar en esos instantes, más si cabe con la carencia de conocimientos y avances tecnológicso que pudo existir en el año 64. Surgían demasiados interrogantes para tan pocas respuestas y el hallazgo poseía los tintes de todo un carácter excepcional. ¿Cómo era posible la aparición de una momia del período imperial cuando en esa época era habitual las prácticas funerarias de inhumación y cremación?

Los primeros datos que se pudieron proporcionar venían dados de la decoración tan detallista que el propio sarcófago lucía. Se trataba de una pieza fabricada en mármol blanco de Carrara, datado de la segunda mitad del siglo II d.C. y el cual presentaba una forma rectangular con cubierta. Su frontal había sido decorado con distintas escenas cinegéticas, cacería de ciervos y jabalíes en su caso, en clara alusión al episodio de Eneas y Dido de la Eneida narrada por Virgilio (Libro IV, 130-159), donde aparecen varios cazadores y bateadores con sus redes.

Hasta aquí nada de extraordinario, si acaso la finura y el detallismo de la labra. A la derecha, tal vez Ascanio, aparece atacando a un jabalí mientras que a su izquierda se reconoce una personificación femenina, identificada con África, acompañada de la diosa Venus y un dios mitificado como un gran río. Por tales ilustraciones se llegó a pensar que algunas de las escenas tuvieran connotaciones africanas, por lo que se empezó a especular sobre una posible influencia egipcia.

SARCOFAGO MOMIA GROTTAROSSA

Sarcófago de la Momia de Grottarossa. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

Ahora bien, la escena alegórica más estremecedora grabada en el sarcófago era aquella que aparece en su tapa. En dichas tallas quedan representados varios cazadores atacando a dos leonas mientras que detrás de unas rocas huye otro personaje orgulloso después de arrebatarle sus cachorros.

Este motivo es bien conocido en los contextos funerarios y se interpreta como la separación del niño a sus progenitores. El tema iconográfico alude, probablemente, a la muerte prematura de la niña cuya vida fue arrebatada a sus padres. Pero, ¿fueron sus padres unos irresponsables o se trató, simplemente, de un trágico final? Conforme se iba esclareciendo esta historia, poco a poco, más dudas e interrogantes surgían al paso. Por ejemplo, ¿cómo fue posible que la momia de Grottarossa se hallara en tan perfecto estado de conservación?

La razón era bien simple, el sarcófago había sido enterrado a gran profundidad; se habló de un pozo de unos cinco metros respecto al nivel del suelo. Posteriormente sería cubierto con una gruesa capa de cimentación, lo que permitió que se propiciaran unas condiciones perfectas para su conservación en cuanto a temperatura y humedad se refiere. Tanto el cuerpo como las ropas con las que la vistieron el día de su entierro permanecieron inalterables con el paso de los siglos, reteniendo la hermosura de la niña hasta nuestros días.

Su vestido había sido fabricado con un tejido de exquisita calidad. Un dato que ha aportado el análisis de la tela empleada es que estaba confeccionada con un tipo de seda, la cual sólo podría haber llegado desde la lejana China.

MOMIA DE GROTTAROSSA

Momia de Grottarossa en la actualidad. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

Por los resultados obtenidos del estudio del tejido y los distintos ajuares encontrados en el interior del sarcófago se sabe que la niña, sin lugar a dudas, procedía de una familia acomodada. Estos objetos de índole funerario fueron: un juego de pendientes de oro que sirvieron para proporcionar la pista sobre la edad de la niña, ya que eran utilizados, comúnmente en época romana, con niñas de entre siete u ocho años; un collar de oro y zafiros alrededor de su pequeñito cuello y cuyas piedras preciosas los análisis han revelado que procedían de Sri Lanka; un anillo de oro en su dedito meñique de la mano izquierda con la imagen grabada de una Victoria Alada; una caja pequeña en forma de concha fabricada en ámbar junto a otros tarritos con el mismo material y cuya procedencia se conoce que era del Báltico; y por último, una muñeca realizada en marfil, de unos dieciséis centímetros de larga y completamente articulada. Desde luego que este juguete debió ser el favorito de la niña, razón por la cual se enterró junto a ella. Es también notable el material empleado en su fabricación, muy distinto al utilizado en el resto de muñecas de la época que eran fabricadas en madera.

Oro, zafiros, marfil y ricas telas, todo de una gran calidad y lejana procedencia que da a entender el carácter lujoso de esta familia. Unos materiales que no estaban al alcance de cualquier otro aristócrata romano. Lo mismo sucedería con el ritual empleado para la celebración funeraria. Esto nos conduce, irremediablemente, a la siguiente cuestión: ¿Por qué fue embalsamada la pequeña y no incinerada o enterrados sus restos como se haría con cualquier otro ciudadano?

MUÑECA DE MARFIL

Muñeca de marfil encontrada en el interior del sarcófago. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

Se especula que muy probablemente sus padres fueran seguidores del culto a Isis. Por este motivo decidieron embalsamar a su pequeña, buscando otorgarle una nueva vida ya que la anterior le había sido arrebatada. ¿Persiguieron, entonces, la inmortalidad?

Lo cierto es que la técnica empleada para la momificación de su cuerpo no siguió los procedimientos comunes que normalmente se utilizaban en el Antiguo Egipto. Para que nos hagamos una idea, los órganos internos del difunto eran rechazados por el personal que practicaba este acto. También se hacía imprescindible el uso del betún con el fin de mantener deshidratados los líquidos que pudieran quedar retenidos. En el caso de la momia de Grottarossa, los estudios han revelado que, aparte de no extraer los órganos internos, se aplicaron sustancias como la resina de coníferas y el polen de mirra por todo el cuerpo, pero sin que apareciera ninguna evidencia o rastro de betún.

¿Qué queremos decir con esto? Simplemente que tanto el celebro, como las entrañas del cadáver son aún visibles (para visualizarlos se aplican técnicas de tomografía computerizadas) Por otro lado, dentro del proceso de embalsamamiento practicado sobre la niña, se esparció con resina su cuerpo dentro de la propia celebración que acompañó al enterramiento, impregnándose con esta sustancia la ropa, el cuerpo y los objetos de ajuar. De ahí la ausencia de olores fuertes y desagradables descritos a la hora de destapar el sarcófago por primera vez y, por el contrario, el aroma perfumado que se percibió en el momento de ver la luz.

Todo esto vendría a demostrar que la técnica de momificación utilizada fue mediante tratamientos balsámicos, un método que parece haberse utilizado en el Egipto del último periodo y momento en el que la niña vivía.

A lo largo de todos estos años se ha podido conocer, mejor conjeturar, que la pequeña formaba parte de una familia bien posicionada en la ciudad, pero con unas características peculiares que la hacían diferente al resto de familias de la clase alta romana. El ejemplo más evidente ha sido la calidad de su ajuar que evidencian una procedencia bastante exótica en comparación con los materiales empleados en cualquier otra provincia del Imperio. La posible relación existente entre Roma y Egipto queda patente desde la iconografía utilizada en el relieve del sarcófago, el marfil con el que se fabricó su preciada muñeca, el probable culto a Isis por parte de sus padres y el amplio conocimiento del médico que llevó a cabo el embalsamamiento. A partir de este punto nos podemos plantear las siguientes cuestiones: ¿dónde fueron adquiridas estas materias primas? ¿Era realmente la niña de origen romano? ¿Formaba parte de una familia procedente de Egipto que se instaló en Roma? Debemos insistir en la idea que su momificación es el único caso descubierto en Roma y practicado dentro de la ciudad.

SARCOFAGO MOMIA GROTTAROSSA

Detalle del sarcófago de la Momia de Grottarossa. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

En la segunda mitad del siglo II d.C., Roma se constituye como un verdadero puerto para la llegada de otras culturas procedentes de infinidad de lugares, sobretodo de aquellas que jalonaban las costas mediterráneas. Puede, entonces, que sus padres fueran originarios de la ciudad africana, como tantos otros instalados en la ciudad. Tampoco era habitual esta forma de enterramiento, aunque el sarcófago era claramente romano. Y desde luego, en la capital imperial no existían embalsamadores que se conozcan, aunque la momificación se realizara dentro de su territorio.

Se ha podido comprobar que el cuerpo de la pequeña es claramente caucasiano. Incluso los resultados obtenidos sobre el estudio de su cráneo parecen apuntar que descendiese del Norte de Italia. Más aún, tras practicar un examen del ADN mitocondrial del cadáver, se ha demostrado el origen italiano por parte de su línea materna. A partir de estos datos se han barajado distintas hipótesis: que la pequeña viviera durante un periodo de tiempo en Egipto o que su familia formase parte de algunos de los grupos religiosos de influencia oriental, como era el caso del culto a Isis que llegaron a la ciudad.

MOMIA DE GROTTAROSSA

Momia de Grottarossa en la actualidad. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

En primer lugar, debemos de entender la fascinación sobre Egipto y toda su cultura que existía en la Roma Imperial. En segundo lugar, el culto a Isis entró en la vida de muchos romanos de una forma natural y nada forzada. La gente se vio atraída, a la vez que fascinada, por el colorido exótico de sus rituales y la promesa de una nueva vida después de la muerte.

Esto nos lleva a la siguiente conclusión: la pequeña, o más bien sus padres, fueran seguidores de este culto egipcio y que durante un periodo de tiempo residieran en África para regresar, nuevamente, a Roma con amplios conocimientos en los avances técnicos de los procesos de momificación que ya empezaban a utilizarse en Egipto.

Si damos por bueno el origen italiano de la niña, aunque sólo sea por parte de la madre, la clara situación económica de la familia y la relación existente con Egipto y las corrientes culturales-religiosas, ¿cuál fue la causa de la muerte tan prematura de una niña que pudo vivir con mayores comodidades que el resto de la población?

La interpretación que se hizo en un primer momento de la tapa del sarcófago nos proporciona ahora una mayor confusión e incertidumbre que las necesarias aclaraciones. Nos referimos, indudablemente, al rapto de los cachorros de león mientras que sus madres se baten en lucha contra los pertinentes cazadores. ¿Fueron sus padres tan irresponsables como se ha querido plasmar en la recreación del sarcófago? Si no fuese así, ¿por qué la vida de la niña les fue arrebatada? Desgraciadamente, los resultados de las pruebas, estudios y análisis practicados han aportado mayor confusión que luz a esta historia, pero intentaremos aclarar algo.

Después de realizar una tomografía del tejido pulmonar del cadáver (recordemos que la momia mantiene sus órganos internos), se ha descubierto que quizás el motivo de su fallecimiento fuera debido a una pleuritis, una infección pulmonar, debido a una posible tuberculosis. También se ha detectado un grado avanzado de osteoporosis que aluden a cierta malnutrición. ¿Infección pulmonar por la inhalación de sustancias tóxicas?, ¿malnutrición? ¿No apuntaban todos los indicios a que la niña procedía de una buena familia? ¿Cómo es posible que sufriera unas enfermedades típicas de la mortandad infantil de la clase más pobre?

Sobre la infección pulmonar decir que se ha avanzado en este punto en cuestión. Las investigaciones han detectado una antracosis (pigmentación pulmonar debido a la inhalación continuada de polvo de carbón, hollín o cualquier otro tipo de polución atmosférica) relativamente avanzada para la corta edad que tenía la pequeña en el momento de su fallecimiento. En consecuencia, ¿qué pudo inhalar la niña para tan alta cantidad de partículas toxicas en sus pulmones?

MOMIA DE GROTTAROSSA

Momia de Grottarossa en la actualidad. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

Se da la circunstancia que en la antigua Roma se hacía un uso abusivo de las lucernas o lamparillas de terracota para iluminar todo tipo de estancias e interiores: habitaciones, baños, etc. Era la forma que tenían de obtener un ambiente cálido y cómodo a través de la luz artificial. En estos quemadores se solían emplear cualquier tipo de grasa que, tras su combustión, originaban sus consecuentes hiladas de humo. Ahora imaginemos la cella de un pequeño templo o cualquier otra estancia improvisada para el culto consagrado, por ejemplo, a la diosa Isis. Se buscaría generar un determinado ambiente y efecto para sus devotos dentro de un habitáculo aislado del resto.

La gran cantidad de partículas detectadas en los pulmones de la niña obedecerían a la exposición prolongada y continuada sobre el humo generado por la multitud de lucernas utilizadas para iluminar el espacio sagrado o por alguna otra contaminación ambiental. Es decir, si la familia era seguidora y con alto conocimiento al culto de Isis, ¿la niña pudo estar obligada a permanecer en cada una de las ceremonias que practicaban sus padres y, por ende, estar expuesta a los continuados humos que desprendían las distintas lamparillas utilizadas en la escenificación del acto?

Según la teoría planteada, intentemos ahora sintetizar el desarrollo de su enfermedad y posterior fallecimiento: La pequeña iniciaría los síntomas de su malestar con una leve dificultad respiratoria, es decir, se le detectaría cierta tos seca acompañada de esputos. Estas expectoraciones presentarían un color claro en principio, pero, como inicialmente no se le daría importancia a su problema, la tos se convertiría en crónica hasta el punto de aparecer los esputos de color marrón negruzco propios de este tipo de tuberculosis.

SARCOFAGO MOMIA GROTTAROSSA

Detalle del sarcófago de la Momia de Grottarossa donde se aprecia en la parte superior la lucha de las dos leonas. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

No fue tratada convenientemente, por lo que se agravaría su enfermedad y sufriría cierta dificultad respiratoria (disnea) debido a la falta de aire que le llegaba a sus pulmones. Consecuentemente, pasaría a un estado de cansancio prolongado o fatiga que le obligaría a permanecer en cama.

Pasados los días, la expectoración se transformaría en sangre procedente del propio aparato respiratorio (esputo hemoptoico), la fatiga sería mucho más pronunciada por el propio estado en reposo de la enferma (la disnea había empeorado), lo que le provocaría problemas cardiopulmonares (hipertensión arterial pulmonar que generaría la dilatación del ventrículo derecho). Esta escasa circulación de sangre haría que la pequeña, tumbada en la cama, sufriera mareos, alucinaciones y sudoración intensa mientras mantenía frías las extremidades en su estado de reposo, es decir, hablamos de una insuficiencia cardíaca derecha que, consecuentemente, daría lugar, finalmente, a un infarto cardiorrespiratorio.

Lo aquí expuesto es sólo una hipótesis planteada a partir de los resutados de las investigaciones. Cierto es que se le ha detectado la antracosis debida a la inhalación continuada y prolongada de sustancias tóxicas en el aire. Esta inhalación no se produce en lugares abiertos, sino en espacios cerrados, como podría ser un lugar de culto. Y si la pequeña estaba constantemente en su interior, ¿pudo ser su padre un sacerdote del culto a la diosa Isis practicado en Roma?

MUÑECA DE MADERA

Muñeca fabricada en madera de otro rico ajuar funerario. Museo Nazionale Romano, Palazzo Massimo. Roma.

Las respuestas a estas cuestiones podrían proporcionar claridad a este asunto. Pero, ¿y los problemas de malnutrición detectados? ¿Podría ser que la pequeña fuera objeto central de las escenificaciones y para las cuales era imprescindible una imagen estrictamente definida?

Como se puede comprobar, surgen nuevas suposiciones conforme se van aclarando otras cuestiones. Actualmente, aún no hay respuesta a todas estas preguntas que puedan dar luz al motivo de su muerte u homicidio involuntario de la niña sucedido hace unos mil ochocientos años en Roma. Pero antes de finalizar, quisiéramos plantearos otra cuestión sin resolver. ¿Fue su propio padre el autor de practicar el embalsamamiento de la pequeña? ¿Vosotros qué creéis?

Queremos aprovechar este artículo para recordaros que en España tenemos también un caso único de momificación. A diferencia del hallado en Roma, el nuestro correspondería a un periodo mucho más anterior y que se produjo bajo un proceso completamente natural. En este sentido, os invito a leer la entrada: La Momia de Galera.

Un saludo.

Todos los derechos reservados. Aviso Legal.
Anuncios

2 pensamientos en “La momia de Grottarossa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s