Colonia Aelia Augusta Italica

Santiponce, Sevilla

… Y Escipión, después de dejar un pequeño ejército en un asentamiento pacífico, estableció a los soldados heridos en una ciudad que llamó Itálica, tomando el nombre de Italia. Es la patria de Trajano y Adriano, quienes más tarde fueron emperadores de los romanos. El partió rumbo a Roma con una gran flota, adornada con magnificencia y repleta de prisioneros, riquezas, armas y un variado botín…” Apiano (Iber, 38)

Itálica ostenta el honor de ser la primera ciudad romana fundada en Hispania y fuera de las fronteras itálicas; un enorme privilegio que se verá acrecentado cuando sus tierras fueran testigo del nacimiento de tres futuros emperadores romanos: Trajano, Adriano y Teodosio I el Grande (este último proclamado emperador en el año 378) Fueron estos unos hechos que las élites de la ciudad siempre supieron sacarle provecho, logrando con ello una ciudad rica y próspera, fiel a la imagen que transmitía la ciudad de Roma.

PLACA EPIGRAFICA

Bloque de arcilla donde se escribe en lengua latina, instrumento de la unificación cultural de Hispania. Su inscripción incisa, en letras cursivas, representan los primeros versos de la Eneida: “Canto las gestas del héroe que forzado al destierro porque así lo quiso el destino fue el primero que desde la ribera de Troya llegó a Italia y a las playas lavinias…”. Tal vez se utilizara para decorar algunas de las estancias de una domus. Procedente de Itálica, actualmente expuesto en el Museo Arqueológico Nacional de España.

Todo comenzó en el año 206 a.C., dentro del contexto de la Segunda Guerra Púnica, tras la victoria de Publio Cornelio Escipión sobre el ejército cartaginés en la batalla de Ilipa. El general romano asentará a sus soldados heridos sobre unas tierras de hábitat turdetana (atestiguada su presencia desde el siglo IV a.C.), junto a la orilla oeste de la vía fluvial del Baetis y ocupando varias colinas. En el futuro, la nueva ciudad romana quedará ubicada entre las cercanas Hispalis (actual Sevilla y que se convertirá en capital de uno de los conventos jurídicos de la Baetica) e Ilipa (actual Alcalá del Río)

Retrato periodo prerromano. Primero tiempos de colonización romana sobre los pueblos turdetanos. Alcalá del Río, Sevilla. Museo Arqueológico de Sevilla.

En principio, el asentamiento romano tendrá sólo un carácter meramente militar; se fundará como lugar de reposo para los soldados y residencia de veteranos de guerra, controlando de esta forma las posibles sublevaciones que pudieran alzarse en los pueblos indígenas cercanos. La procedencia de estos soldados era, en su mayoría, itálica, es decir, formaban parte de las unidades auxiliares enviadas a Hispania en su lucha contra los cartagineses y de ahí el nombre elegido por Escipión: Itálica, una denominación exclusivamente romana.

Lo que ocurrió a continuación fue que el lugar elegido reunía, además, unas condiciones propicias para trabajar la tierra y controlar las producciones mineras de la Hispania Ulterior, sin abandonar nunca su principal elemento comunicador: el Baetis. Estas ventajas originarán que el asentamiento militar fuera ampliándose con la llegada de civiles itálicos que vieron en la ciudad grandes posibilidades para su futuro.

Con el paso de los años Itálica crecerá y crecerá, constituyéndose como una de las principales ciudades de la Hispania Ulterior. Entre sus calles residieron buena parte de los notables itálicos, equites, quienes controlarán, en gran medida, las producciones de cereal, aceite y minerales del sur peninsular.

Jardines de acceso al Conjunto Arqueológico de Itálica. Santiponce, Sevilla.

Estos ciudadanos influyentes tendrán un gran peso y relevancia en el intento de asesinato del gobernador de la Ulterior designado por Julio César, Casio Longino, y el posterior alzamiento de las ciudades de la provincia. Parece que dicho gobernador mantuvo una política tributaria abusiva sobre los acaudalados notables de la bética, lo que propició su intento de asesinato que acabaría siendo frustrado. Sea como fuere, estas élites peninsulares, siempre leales a Roma y al bando de los optimates, abrazarán la causa pompeyana, pero serán derrotados por César tras la Batalla de Munda.

Al finalizar las Guerras Civiles e instaurarse el Principado, a las élites italicenses se les fueron abriendo, paulatinamente, diversas vías para la promoción social, pues la ciudad nunca perdió esa importancia y prestigio de años anteriores. Así fue como algunos de sus habitantes llegarán a formar parte de la administración imperial. Será Augusto quien otorgue a la ciudad su nuevo statu jurídico de Municipium.

Victoria. Será Augusto quien instituya a la Victoria como divinidad tutelar del Imperio y protectora del propio emperador. El culto a la Victoria Augusta está constatado en Hispania en diversas ciudades, entre ellas Colonia Aelia Augusta Italica. Museo Arqueológico Nacional de España.

Desde finales del siglo I d.C. hasta todo el siglo II d.C., Itálica gozará de su mayor esplendor y magnificencia, brillando con luz propia sobre el vasto territorio que abarcara el Imperio Romano en esas fechas. La ciudad se convertirá en la cuna de dos de los más importantes emperadores que gobernaron Roma: Trajano y Adriano.

Ambos emperadores, de origen hispano, fueron particularmente generosos con la ciudad que los vio nacer, revitalizando en gran medida su economía. En el reinado de Trajano se iniciará la gran ampliación urbana hacia el norte (Nova urbs, lo que hoy conocemos como Conjunto Arqueológico de Itálica), aunque sus obras no se verán finalizadas hasta el periodo de Adriano. Precisamente, será bajo su gobierno cuando, por solicitud popular de los italicenses, la ciudad cambie de estatuto jurídico pasando a denominarse Colonia Aelia Augusta Itálica, en honor al propio emperador Adriano.

La ampliación adrianera hizo hincapié en el diseño de calles anchas, que contaron además con alcantarillado y aceras porticadas. Durante el reinado de Adriano se levantaron majestuosos edificios públicos, canalizaciones de agua y prestigiosas domus residenciales. De esta forma, Itálica se convertía en el espejo de Roma en tierras hispanas, luciendo todo su esplendor.

Pan. Mármol. Esculpido en taller local durante la primera mitad del siglo I d.C. Se utilizaría para adornar peristilos y jardines con fuentes y ninfeos. Museo Arqueológico Nacional de España.

Desgraciadamente, la nueva zona ampliada gozará de muy corta vida. Se conoce la destrucción de estructuras urbanas derivadas de graves movimientos sísmicos que tuvieron lugar en la Baetica a mediados del siglo III d.C. (pulse aquí para conocer otro ejemplo de los efectos de este terremoto) y en el siglo inmediato, la población se desplazará nuevamente en lo que había sido hasta entonces su primitiva extensión, la Vetus urbs.

Itálica continuó siendo una ciudad con cierto prestigio a lo largo del Bajo Imperio y el periodo visigodo. Sus tierras también serán ocupadas por pobladores musulmanes tras su penetración en el Península y sólo en el siglo XII quedará finalmente abandonada.

Desde el siglo XVI sus ruinas han sido objeto del interés y estudio tanto de eruditos nacionales e internacionales, como de la comunidad científica, pero, por desgracia, también lo ha sido de sucesivos y continuados expolios. Lo que pretendo a lo largo de los siguientes artículos es acercaros a los lugares y rincones que podemos visitar de la actual ciudad de Itálica y conocer al detalle cuál fue su historia. Así pues:

Bienvenidos al Conjunto Arqueológico de Itálica. Bienvenidos a Colonia Aelia Augusta Italica.

MOSAICO DIOS PAN EN PALACIO LEBRIJA

Mosaico del dios Pan en Cortijo de Lebrija. (siglos II-III). Apareció en el olivar de los Palacios (Itálica). Cuenta con medallón central que representa al Dios Pan con la flauta ; ocho medallones que las aventuras amorosas de Zeus; y en las esquinas, alegorías de las estaciones del año. Sevilla.

Artículos relacionados:

Enlaces externos de interés:

Bibliografía:

  • Itálica. Guía oficial del conjunto arqueológico. Consejería de Cultura de la junta de Andalucía.
  • Cartelería del yacimiento.
Todos los derechos reservados. Aviso Legal.
Anuncios